Peugeot e-3008: todas las claves del primer modelo de Stellantis en utilizar la plataforma STLA Medium

El 3008 es uno de los más rotundos éxitos de Peugeot en los últimos años, así como uno de los principales responsables de la cada vez mayor rentabilidad de la marca. Este SUV compacto es uno de los cuatro modelos que forman el actual núcleo de la compañía junto con los 208, 2008 y 308, por lo que la firma del león pondrá toda la carne en el asador de cara al lanzamiento de su sustituto.

Aunque la puesta de largo del Peugeot 3008 de tercera generación está programada para finales de 2023, posiblemente se presente oficialmente unos meses antes, durante el verano. Desarrollado bajo el código P64, el nuevo modelo se diferenciará de su exitoso predecesor mediante una estética más «coupé», apostando por una luna trasera más inclinada.

Su carrocería será algo más larga, mientras que la superficie acristalada se verá reducida, lo que ayudará a darle un estilo más dinámico. En el interior, el renovado 3008 se caracterizará por contar con la última evolución del i-Cockpit visto en el resto de propuestas de la marca. Así, podemos esperar que disponga de una instrumentación digital con efecto 3D y una enorme pantalla táctil en formato apaisado.

El nuevo Peugeot 3008 se encargará de estrenar la plataforma STLA Medium del grupo Stellantis. Conocida anteriormente como eVMP, esta arquitectura multienergía se presentará como una evolución de la actual EMP2 convenientemente optimizada para albergar trenes motrices electrificados (el todocamino estará disponible exclusivamente como mild-hybrid, híbrido enchufable o eléctrico puro).

El Peugeot e-3008 se lanzará a la vez que el resto de versiones

Peugeot no tiene previsto ofrecer versiones diésel del nuevo 3008. El 1.2 PureTech de gasolina, en su tercera evolución, apostará por la microhibridación de 48 voltios para poder cumplir con las cada vez más estrictas normativas de emisiones. Además, se comercializarán varias versiones híbridas enchufables, las cuales seguirán empleando el actual 1.6 PureTech.

La variante eléctrica, bautizada como e-3008, estará disponible con uno o dos motores (tracción delantera o total) de origen Nidec capaces de entregar entre 170 y 245 CV cada uno. Según versión, empleará baterías BYD o ACC de entre 87 y 104 kWh de capacidad, lo que le permitirá ofrecer una autonomía superior a la de la mayor parte de sus rivales directos.

La producción del Peugeot e-3008 será exclusivamente francesa: los propulsores se harán en Trémery, las baterías ACC en Douvrin y el propio vehículo en Sochaux. Esta última planta se reorganizará a partir de 2022 en torno a una única línea de producción, lo que permitirá agilizar el ritmo de fabricación del vehículo, pasando de las seis horas actuales a menos de cuatro.

Fuente | L’Argus

Relacionadas | Peugeot e-208 PSE: ¿cómo será el hot hatch eléctrico que llegará en 2023?

Compártelo: