Toyota bZ4X: un SUV eléctrico con más de 450 kilómetros de autonomía, capacidades todoterreno y unas baterías de gran durabilidad

Toyota ha presentado hoy el primer integrante de su gama de coches eléctricos bZ (beyond Zero, «más allá del cero»): el bZ4X, un SUV mediano que plantará cara a modelos como el Ford Mustang Mach-E, el Hyundai IONIQ 5, el Nissan Ariya, el Tesla Model Y o el Volkswagen ID.4. Su lanzamiento europeo está previsto para el 2 de diciembre, seguido de la apertura de las reservas online.

Desarrollado en colaboración con Subaru, el recién llegado se asienta sobre la plataforma modular e-TNGA. Esta arquitectura se empleará en el futuro en otros modelos de la familia bZ, pues su enorme flexibilidad le permitirá adaptarse a una amplia variedad de categorías. Entre otras cosas, el empleo de una plataforma dedicada posibilita la integración de una batería muy fina en el propio chasis.

Con su primer coche eléctrico global, la marca ha tratado de fusionar conceptos estéticos inherentes a este tipo de vehículos (frontal desprovisto de parrilla, voladizos recortados, amplia distancia entre ejes) con las características típicas de un todocamino adaptado a la conducción por campo (protecciones en pasos de rueda y taloneras, llantas de hasta 20 pulgadas…).

Los finos grupos ópticos siguen el nuevo lenguaje de diseño de la compañía, adoptando una forma de martillo, mientras que los pilotos están unidos a lo ancho del portón. Respecto a un RAV4, el bZ4X es 8,5 cm más bajo, tiene una distancia entre ejes 16 cm superior, el capó se ha rebajado 5 cm, y el radio de giro se sitúa en apenas 5,7 metros, una cifra récord dentro de su categoría.

El Toyota bZ4X estará disponible con tracción delantera y total

En el interior, Toyota ha situado la instrumentación digital de 7 pulgadas por encima del volante y en una posición bastante retrasada para mejorar la sensación de amplitud y la visibilidad hacia delante. Aunque el centro neurálgico del coche es una enorme pantalla táctil apaisada, se conservan algunos controles físicos a modo de acceso directo.

El uso de una plataforma dedicada se traduce en un espacio interior optimizado (hay un metro de distancia entre la cintura de los pasajeros delanteros y traseros, y el maletero cubica hasta 452 litros), mientras que la presencia de materiales textiles en el salpicadero trata de darle al habitáculo un aspecto más acogedor, similar a una sala de estar.

El Toyota bZ4X estará disponible en versiones de tracción delantera y total. En el primer caso equipará un motor de 204 CV (150 kW) y 265 Nm de par, gracias al cual podrá hacer el 0 a 100 km/h en 8,4 segundos y alcanzar una velocidad punta de 160 km/h.

El modelo con tracción total incorporará dos propulsores de 109 CV (80 kW), uno en cada eje, lo que le dará una potencia combinada de 217,5 CV (160 kW) y un par de 336 Nm, cifras que supondrán mejorar de forma marginal los datos del modelo inferior. Sin embargo, el crono se rebajará a 7,7 segundos y el sistema habilitará la «conducción de un pedal», que incrementará la retención de la frenada regenerativa.

Las baterías del Toyota bZ4X tendrán 71,4 kWh de capacidad

Sin embargo, lo verdaderamente interesante de esta versión serán sus prestaciones off-road. El sistema de tracción total, desarrollado en colaboración con Subaru, le dará al vehículo «la capacidad de un auténtico todoterreno, líder en la categoría de los todocaminos». Así pues, dispondrá de una función XMODE con distintos modos de conducción adaptados a situaciones adversas (nieve/barro, nieve gruesa por debajo de 20 km/h, y control del agarre para una conducción todoterreno más dura hasta 10 km/h).

Su batería, refrigerada por líquido, tendrá una capacidad de 71,4 kWh, lo que permitirá al bZ4X superar los 450 km de autonomía. Toyota ha hecho especial hincapié en la durabilidad del vehículo durante su desarrollo, por lo que estima que el pack retendrá un 90% de su capacidad original tras diez años o 240.000 km de uso (lo que antes suceda).

El sistema de climatización incluirá una eficiente bomba de calor, lo que asegurará el buen rendimiento del vehículo a temperaturas bajo cero. En cuanto a la carga, podrá alcanzar potencias de hasta 150 kW en corriente continua a través de una toma CCS Combo 2, algo que le permitirá recuperar el 80% de su alcance en treinta minutos. En el cuarto trimestre de 2022 también se añadirá un cargador trifásico de 11 kW.

Una de las claves de la calidad y la durabilidad de las baterías será el control múltiple del voltaje, la intensidad y la temperatura a nivel de cada celda. Así, si se detecta una generación de calor anómala se activarán una serie de controles para evitar que el problema vaya a más; además, se han implantado medidas para reducir la degradación de los materiales, y el proceso de fabricación cuenta con mecanismos de protección para evitar la entrada de cuerpos extraños en la batería.

Otras novedades serán la dirección por cable One Motion Grip (prescindirá de la conexión mecánica entre volante y ruedas, lo que permitirá dejar más espacio para las piernas, suprimir vibraciones e instalar un volante en forma de mariposa. Este último elemento eliminará la necesidad de cruzar los brazos al girar, pues pasará de tope a tope en 150 grados) y el techo solar opcional (el cual podrá acumular la energía suficiente como para circular 1.800 km al año).

El bZ4X también incluirá la tercera generación del sistema Toyota Safety Sense. Entre otras mejoras, habría que señalar la expansión del rango de detección del radar y la cámara monocular, lo que se traducirá en un sistema de precolisión mejorado que detectará aquellos vehículos que circulen en sentido contrario e invadan el carril. Por último, se ha confirmado que el sistema de infoentretenimiento contará con actualizaciones OTA.

Relacionadas | Según Toyota, no todo el mundo debería conducir un coche eléctrico

Compártelo: