Así es una megaelectrolinera en Alemania

Hoy nos iremos de turismo a Alemania, concretamente al Parque de Innovaciones de Zusmarshausen, en la Autobahn A-8. Se trata de unas instalaciones que nos sirven para hacernos una idea de cómo serán las electrolineras en la grandes rutas, hoy día es de las más grandes del mundo, por no decir la mayor de todas. José, del canal Un gallego en Múnich, nos hará de guía con su pareja.

La inversión del sitio supera los 3 millones de euros. Actualmente tiene 72 cargadores DC con potencias entre los 36 kW y 1 MW, por lo que podría suministrar energía incluso a camiones y vehículos grandes. Tesla tiene 12 Supercargadores V3 en dichas instalaciones. La energía es de origen renovable, el techo está repleto de placas solares que proporcionan energía durante el día. Según su página Web, puede recargar 2.000 vehículos eléctricos al día.

José se dirigió al punto de recarga de Zusmarshausen introduciendo en el navegador su destino, por lo que su coche fue preacondicionando las baterías para que la recarga sea más eficiente. Esto tuvo una leve disminución de la autonomía al llegar. También lo hizo rodar a más de 200 km/h, aunque en un Tesla Model 3 es pecata minuta, aproximadamente 30 kWh/100 km, que es menos energía de la que consume un SEAT Ibiza Ecomotive (diésel de tres cilindros) durante 100 km a 100 km/h.

José nos explica el procedimiento de carga, y eso que es provisional y no funciona el sistema Plug&Charge. Hay dos formas de hacerlo, o utilizar una aplicación específica eLoaded, o a la antigua. La aplicación pregunta qué manguera de recarga es, matrícula del coche, cuánto se desea cargar y la forma de pago. También se puede acudir a caja después de enchufar y pagar en el momento.

Varias de los cables de alta potencia están refrigerados por agua. Esta se reutiliza para agua caliente sanitaria y para fundir la nieve al pasar las tuberías por debajo del asfalto. Todo está pensado para el confort del cliente mientras espera la recarga, como tomarse algo, reunirse en salas especiales, etc. Incluso una recarga «larga» de una hora se puede convertir en algo relativamente ameno.

Con tantos cargadores en el mismo lugar no parece haber ningún problema en cuanto a tiempos de espera, que será la norma en el futuro. Otra cosa es que haya un único cargador y haya una cola de varios coches. Lo peor que nos podría pasar es que haya tantos clientes cargando que no pueda alcanzarse la potencia máxima que admitan coche y cargador, y se tenga que repartir entre todos para no saturar la red.

¿Para cuándo veremos instalaciones de ese tipo en España?

Compártelo: