El coche eléctrico pone de moda el volante ochentero del Coche Fantástico, Toyota y Tesla marcan el camino

Toyota y Tesla tienen una visión muy diferente del automóvil, no sólo desde su concepción y sistemas de propulsión, sino por la tecnología que emplearán los automóviles en el futuro. Pero hay algo que une a estas dos marcas en su visión del mañana adaptada a modelos de producción reales; el volante sin aro, tipo Fórmula 1, de mariposa, o como lo llaman en Estados Unidos: yoke.

El volante tipo yoke no es una broma ni un ejercicio de estilo, como tampoco es algo nuevo e inventado por Tesla o Toyoya, puesto que lleva dentro del Motorsport desde hace décadas.

Lo que hasta ahora era patrimonio de los circuitos, deportivos y videojuegos está llegando a coches de producción normales, como el renovado Tesla Model S, el SUV eléctrico Model X o la futura Cybertruck, sin descontar el Roadster de segunda generación que algún día llegará al mercado supuestamente.

De Kitt al coche eléctrico

Lo que parecía un juego de Tesla para generar más vídeos, polémica y publicidad gratuita, como ha sido la llegada de un volante sin aro a una berlina tradicional, parece que puede convertirse en una tendencia tras la presentación del primer coche eléctrico de Toyota.

Durante la presentación del nuevo Toyota bZ4X, una de las sorpresas, además de la apuesta 100% eléctrica del fabricante nipón, fueron las fotografiás donde el protagonista del interior era un volante al más puro estilo Kitt de la popular serie de los ochenta El Coche Fantástico (Kight Rider).

Para justificar su propuesta Toyota ha indicado que la adopción de este volante tipo alas de mariposa, mejora la visibilidad. Un alegato similar al empleado por Tesla al inicio de las primeras entregas del renovado Model S.

Pero Toyota ha ido un paso más allá que los estadounidenses instalando un volante drive-by-wire, es decir, un volante que no está unido mecánicamente al resto de componentes de la dirección, convirtiéndose en un actuador que ordena el movimiento a las ruedas. Algo similar al sistema de Brembo para los futuros frenos inteligentes.

Gracias a esta tecnología, a diferencia de Tesla, Toyota implementa una forma de ajustar la dirección en situaciones de baja velocidad y giros bruscos. Además estos nuevos sistemas son perfectos para la conducción autónoma.

¿Cómo funciona el volante de Toyota?

La nueva funcionalidad e Toyota steer-by-wire para sus modernos volantes tiene la opción One Motion Grip, que prescindirá de la conexión mecánica entre volante y ruedas, lo que permitirá dejar más espacio para las piernas, suprimir vibraciones e instalar un volante en forma de mariposa.

Este último elemento eliminará la necesidad de cruzar los brazos al girar, pues pasará de tope a tope en 150 grados. Esto permite prescindir de la necesidad de cambiar el tipo de agarre del volante o soltar este momentáneamente por parte del conductor en los giros completos, estacionamiento en garajes y carreteras sinuosas.

Para hacer un cambio de dirección ya no será necesario soltar las manos del volante para continuar girando este en el nuevo Toyota bZ4X. La sensación de dirección se mejora controlando de forma independiente el par de dirección que siente el conductor y el ángulo de dirección de los neumáticos. Las características de la dirección se pueden cambiar con la selección del modo de conducción en el menú de configuración el automóvil.

Esta tecnología permite filtra y bloquear las vibraciones innecesarias de los neumáticos y solo transmite las vibraciones necesarias, como la información vial. El sistema controla el movimiento de los neumáticos para garantizar la estabilidad del vehículo cuando se conduce sobre superficies irregulares o cuando se activa Lane Tracing Assist.

El agarre en un solo movimiento proporciona más espacio para las piernas, mejorando la libertad de la posición de conducción y la facilidad de entrada y salida.

Todo sobre el nuevo Toyota bZ4X

Compártelo: