El consejero delegado de Volkswagen, Herbert Diess, dice que seguirá en su puesto en 2022

A pesar de la polémica en la que se ha visto envuelto últimamente, a cuenta de las transformaciones que debe afrontar Volkswagen, Herbert Diess se ve en su puesto para el año que viene. Lo ha comentado durante el Handesblatt Auto Summit 2021 al editor jefe de la publicación, Sebastian Matthes: «Sí, con seguridad». El consejero delegado ha sido muy cuestionado desde la representación sindical en Wolfsburgo.

La crítica viene por poner de relevancia que Tesla fabrica los coches mucho más rápido y con muchísima menos fuerza laboral, lo cual no ha sentado muy bien al comité de empresa. A este último, por razones evidentes, todo lo que suene a despedir gente y que la existente trabaje más duro no le suena bien. Daniela Cavallo, jefa del comité de empresa, ha sido una de los mayores críticos de Diess.

Sin embargo, Herbert Diess se siente «bien apoyado» por la empresa, y cree que tiene un buen plan para la transformación. En diciembre se tiene que aprobar el nuevo plan de inversiones, que guiará los destinos del fabricante en su transición hacia el coche eléctrico. En el plazo de 20 años, Volkswagen pasará de ser el protagonista del «Dieselgate» a un fabricante de solo coches eléctricos, al menos en Europa.

De aprobarse el plan de inversiones, Wolfsburgo tendrá una fábrica anexa de nueva construcción para comentar la producción de vehículos basados en el proyecto «Trinity» en 2026. Bajo este nuevo enfoque se producirán coches más rápido, con menos empleados, con una logística mucho más simple -reduciendo el abanico de posibilidades a nivel de montaje de los coches-, etc.

En cuanto a Wolfsburgo, de momento seguirá enfocada a la producción de modelos de plataforma MQB, de tipo mixto -funciona con versiones térmicas e híbridas-, con sus cuatro líneas de producción. Los niveles se han desplomado a los de mediados de los años 50 por la falta de componentes. Los modelos que se hacen allí siguen siendo fundamentales para el núcleo de negocio de Volkswagen.

Poco a poco, Volkswagen va a ir finiquitando sagas como la del Golf, el Passat o el Polo. Serán reemplazados por modelos 100% eléctricos basados en plataforma MEB, la familia ID, que no tiene restricciones de diseño pensando en cómo alojar motores de combustión interna ni depósitos para hidrocarburos. Mientras tanto, hay que sacar el trabajo adelante y hacer la transición de la forma más eficiente, y, a ser posible, lo menos lesiva desde el punto de vista laboral.

Compártelo: