El fabricante chino NIO levantará una fábrica de coches eléctricos en Polonia

La amenaza de los fabricantes chinos ya no es sólo una posibilidad lejana, y además de la llegada de marcas con grandes ganas de hacerse con un pedazo del mercado, ahora se suma los ambiciosos planes de NIO, que se ha confirmado prepara una fábrica en Europa.

Según una oferta de trabajo que se ha publicado en Linkedin, NIO estaría buscando trabajadores para levantar una fábrica de coches eléctricos en la localidad polaca de Mazowieckie. Un emplazamiento que se convertirá en la punta de lanza de la expansión de la startup que tiene grandes planes.

Según William Li, fundador, presidente y director ejecutivo de NIO, esperan que a medio plazo las ventas fuera de China supongan el 50% de sus entregas, y para ello están preparando una fuerte expansión que tendrá a Europa como uno de sus epicentros.

A principios de noviembre del 2020, los medios chinos informaban de que NIO había creado un equipo con un nombre de código interno » Proyecto Marco Polo » para vender vehículos a Europa. Unos planes que se habían estancado por la crisis del coronavirus y posteriormente por la de los componentes. Pero ahora una vez solventados ambos problemas, se preparan para retomar sus planes de expansión.

Según un informe del Deutsche Bank, una de las principales diferencias de NIO respecto a la implantación de otras marcas es que su implantación se está realizando de una forma lenta y muy metódica, poniendo el foco en la satisfacción del cliente antes del volumen de ventas.

El informe indica que «Si NIO lograra cultivar sus esfuerzos de marca adecuadamente, podríamos imaginar que la compañía podría robar parte de la cuota de mercado de las marcas Premium que no están logrando hacer la transición energética hacia los coches eléctricos«.

A principios de julio, NIO contrató a un director gerente para sus operaciones alemanas para que liderara el desarrollo comercial desde allí y, a fines de julio, la compañía reveló que su sede europea estará en Ámsterdam.

En presentación de resultados, el presidente de NIO ha indicado que los esfuerzos en Noruega cumplieron con las expectativas de la compañía, con una cuarta parte de los usuarios de pruebas de conducción que realizaron un pedido, lo que es mucho más que en China.

Otro dato curioso es que para poder acceder al sistema de cambio de batería, el cliente debe optar por la opción de comprar el coche y alquilar la batería. Algo parecido a lo ofrecido en su momento por Renault, pero con la diferencia de que los clientes podrán acceder a una red de estaciones que en menos de cinco minutos les permitirá cambiar su batería por una cargada.

Pues el resultado es que el 92% de los clientes han optado por la opción de batería en alquiler o «Battery as a Service» (BaaS). Algo que denota que la propuesta de NIO si puede tener mucha aceptación en nuestro mercado.

NIO entrará en al menos cinco países europeos el próximo año, todos ofreciendo productos basados ​​en la plataforma NT2. El ES8, el primer modelo a la venta en Europa, está basado en la plataforma de primera generación y solo se ofrecerá en Noruega.

Fuente | NIO

Compártelo: