Esta es la primera celda de batería completamente reciclada del mundo y es tan buena como una nueva

El reciclaje de las baterías supone todo un reto medioambiental e industrial al que se debe dar una pronta solución, para garantizar una transición hacia la movilidad cero emisiones sostenible y con garantías. Esta semana, un fabricante sueco de baterías ha producido su primera celda de batería hecha con níquel, manganeso y cobalto 100% reciclados.

La compañía Northvolt, especializada en el reciclaje de baterías procedentes del automóvil, anuncia que su proceso de reciclaje «recupera hasta el 95%» de los metales utilizados en una batería.

Este hito que demuestra cómo los avances tecnológicos están reduciendo drásticamente el impacto ambiental de las baterías de los coches eléctricos. Las baterías utilizadas en estos vehículos cero emisiones formarán parte integral de una economía sostenible y circular, a diferencia del petróleo utilizado en los automóviles de gasolina y diesel que, además de emitir CO2 perjudicial para el clima y partículas NOx que crean serios problemas de salud al ser humano, no se puede reciclar.

Desmontando el mito

A pesar de las preocupaciones que a menudo se plantean aludiendo a que el cambio al coche eléctrico conducirá a una nueva dependencia de las materias primas, un estudio de Transport & Environment (T&E) muestra que las baterías de vehículos eléctricos, en realidad, necesitan muchas menos materias primas que los automóviles de combustibles fósiles.

Al tener en cuenta el reciclaje de los materiales de las celdas que componen las baterías, T&E calculó cuánto se «perdió» durante la vida útil de un vehículo eléctrico.

Bajo los objetivos de reciclaje propuestos como parte de la nueva ley de baterías de la Unión Europea, todavía sujeta a negociaciones políticas en curso, alrededor de 30 kilogramos de metales no se recuperarían y, por lo tanto, se perderían.

En contraste, la cantidad de gasolina que se quema durante la vida útil promedio de un vehículo es alrededor de 300-400 veces mayor en peso que todos los metales de la pila de batería perdidos.

El anuncio y la falta de ritmo de la UE

El anuncio de Northvolt, por tanto, no es una sorpresa. Lo que se demuestra con este avance, es que el coche eléctrico es la opción más sostenible para los automóviles.

Alex Keynes, gerente de vehículos limpios de T&E, ha declarado tras la noticia que «se plantea la pregunta: si podemos obtener niveles tan altos de reciclaje de materiales para baterías ya hoy, ¿por qué los proyectos de objetivos de la UE, que se establecerán dentro de cinco y nueve años, no están a la par con estas cifras?«.

Si bien Northvolt demuestra con éxito que los metales de las baterías se pueden reciclar por completo, la regulación de la Unión Europea no está siguiendo el ritmo.

Es poco probable que los productores de baterías cumplan objetivos de reciclaje igualmente ambiciosos si no lo exige la ley.

Plazos largos

La nueva regulación de la Unión Europea sobre baterías, que se espera que entre en vigor en enero de 2023, propone que se cumplan los objetivos de reciclaje en 2026 y 2030, aunque los gobiernos nacionales proponen un nuevo retraso de un año: hasta 2027 y 2031.

Algunos de estos objetivos parecen impresionantes. Para el cobalto, el cobre y el níquel, tres metales clave que se encuentran en las celdas de baterías, los objetivos exigirían una recuperación del 90% para 2026, aumentando al 95% en 2030, aunque el anuncio de Northvolt muestra que esto se puede hacer mucho antes.

Los objetivos para el litio, por otro lado, son decepcionantes. Los objetivos de reciclaje propuestos alcanzarían un escaso 35% en 2026, hasta el 70% en 2030, mientras que la tasa actual de recuperación comercial del litio está entre el 70 y el 90% actual.

Estos objetivos no coinciden con la mejor tecnología disponible y no ayudan a disminuir el costo de recuperación de metales preciosos, reclaman desde T&E. Actualmente, las empresas todavía prefieren materiales vírgenes más baratos a los metales reciclados.

«Los objetivos de la UE deben esforzarse por igualar la mejor tecnología actual si quieren hacer que la industria europea sea más competitiva y garantizar que no se realicen inversiones en tecnología deficiente«, aconseja Keynes.

Tan buenas como las nuevas

La nueva regulación de la batería ofrece margen de mejora, en un momento en que las nuevas tecnologías están superando a la regulación gubernamental. De hecho, un estudio reciente ha demostrado que las baterías con metales reciclados son tan buenas, o incluso mejores, que las que utilizan materiales nuevos. Una regulación adecuada promoverá la innovación tecnológica y garantizará inversiones oportunas, dice T&E.

La UE necesita establecer tasas de reciclaje ambiciosas para 2026 y 2030 a más tardar para alentar a las empresas a seguir la carrera por baterías 100% reciclables.

Fuente | Transport & Environment

Compártelo: