Este parque eólico y solar con 6.000 MW se convertirá en un hub de exportación de hidrógeno verde

En los últimos meses Australia se está convirtiendo en una de las referencias en la implantación de energías renovables y baterías. Algo realmente llamativo para un lugar con un enorme potencial que hasta ahora había apostado por el carbón como fuente principal. Pero esto está cambiando rápidamente, y ahora tenemos como ejemplo un megalómano proyecto que supondrá instalar una ingente cantidad de generación eólica y solar, y además con una producción de hidrógeno para su exportación.

Hace pocas horas se han publicado los detalles de esta enorme iniciativa que se localizará en el Sur de Australia, y que ha sido denominado «Proyecto de Hidrógeno Renovable Moolawatana». Este se levantará cerca de la Estación Moolawatana, a unos 570 km al norte de Adelaida, con la idea de convertirse en un centro de exportación mundial de hidrógeno verde.

El objetivo es poner en marcha una instalación que sumando eólica y solar sumarán más de 6.000 MW. Una cifra que supondría por si sola igualar la potencia instalada en la región española con más eólica, Castilla y León, que a cierre de 2020 acumulaba 6.200 MW.

Además de producción eólica y solar, esta instalación destacará principalmente por que contará con una instalación de producción de hidrógeno verde. Un vector que será transportado en forma de amoníaco mediante una tubería que estará conectada con el puerto de Port Bonython. Un puerto de aguas profundas dedicado a la carga y descarga de buques de gas y diésel, que también se encargará de cargar los barcos con amoníaco.

La respuesta de España a los altos precios de la electricidad es más energías renovables

El objetivo de este proyecto es convertir a Australia en un exportador neto de energía para 2050. Fecha en la que el gobierno se ha propuesto no solo la neutralidad de emisiones, sino que las energías renovables sean el 500% de su consumo. Algo que les permitirá exportar grandes cantidades ya sea mediante cables submarinos, como el que están proyectando para conectar con Singapur y que tendrá de 4.200 km de longitud, o también como vemos, mediante barcos con amoníaco.

Ahora el proyecto afronta los últimos tramos de aprobación por parte del gobierno central y del estado, que determinarán el camino de una gigantesca iniciativa que creará una importante cantidad de puestos de trabajo directos e indirectos, y que permitirá por si solo dar un salto adelante en la reducción de la dependencia del carbón por parte de una Australia que se ha propuesto convertirse en la nueva Arabia Saudita energética de la mano de las energías renovables.

Fuente

Relacionadas

Compártelo: