La isla de Madeira alcanzará un 50% de cuota de renovables gracias a una única batería

Espacios como las islas son a priori lugares privilegiados para reducir al mínimo la dependencia de los combustibles fósiles para su producción eléctrica. Pero el caso es que la falta de inversión supone que por ejemplo nuestras Islas Canarias en 2020 apenas hayan llegado a un 17.5%. Ahora la isla portuguesa de Madeira marca el camino con una apuesta por las renovables, y la instalación de una enorme batería de respaldo que le permitirá disparar el uso de energías renovables.

Según los datos de la Empresa de Eletricidade da Madeira, en 2019 sólo el 24,2% de la energía obtenida fue generada por fuentes renovables, el resto provenía de combustibles fósiles, principalmente de su planta térmica. Algo que ahora quieren revertir con la apuesta por las renovables y el apoyo de las baterías.

La empresa de servicios públicos de la isla adjudicó un contrato a los socios del consorcio Siemens Smart Infrastructure y Fluence para instalar una megabatería de 22,5MW y 15,6MWh.

Esta podrá ofrecer servicio en caso de apagón a 15.000 hogares durante una hora, aunque principalmente servirá de respaldo a los excedentes de renovables para poder reducir el uso de la planta térmica.

Se construirá junto a una central térmica existente y se integrará en la microrred de la isla de Madeira, lo que permitirá al territorio aumentar su cuota de energías renovables hasta el 50%.

El proyecto está programado para entrar en funcionamiento en el segundo trimestre de 2022, lo que supondrá apenas seis meses desde el inicio de las obras.

Según el presidente de la junta directiva de EEM, Francisco Taboada. “Con la implementación de esta planta de almacenamiento de baterías en la isla, pretendemos reducir la producción que depende de los combustibles fósiles, y de esa forma aumentar la penetración de las fuentes de energía renovables, reduciendo de paso el riesgo de apagones, y asegurando una regulación de frecuencia óptima del sistema eléctrico de Madeira”.

«Tan pronto como entre en servicio, esta central de baterías jugará un papel extremadamente importante como un suministro de reserva rápido para hacer frente a variaciones repentinas en la producción y la carga».

Los socios del proyecto instalarán este conjunto de baterías en un proyecto llave en mano, y se basará en el producto de almacenamiento de baterías GridStack de la compañía Fluence, propiedad de, Siemens y AES.

Fuente | Fluenceenergy

Compártelo: