Lordstown Motors vuelve a decepcionar con otro retraso de producción del pick-up eléctrico Endurance

No todos los negocios relacionados con vehículos eléctricos están destinados a triunfar. Uno de ellos es Lordstown Motors, fabricante emergente de Estados Unidos que sigue afrontando dificultades y más dificultades. La nueva cúpula directiva, tras la espantada del fundador/CEO Steve Burns a cuento del Informe Hindenburg que reveló miles de pedidos falsos, sigue intentando arrancar la producción del Endurance.

En agosto dijeron que la producción comenzaría en el segundo trimestre de 2022, pero se vuelve a retrasar al trimestre siguiente. El nuevo consejero delegado, Daniel Ninivaggi, relaciona ese retraso con la dificultad de asegurarse materias primas y componentes, sobre todo los que vienen del exterior. «Estamos haciendo todo lo posible para mitigar eso», dijo Ninivaggi a los accionistas.

Lordstown Motors se asienta en una ex fábrica de General Motors en Lordstown (Ohio, EEUU). El valor en bolsa de la compañía aumentó mucho desde agosto de 2020, de 10 a más de 30 dólares, pero en lo que va de 2021 el valor sigue cayendo entre pequeñas recuperaciones. Ahora mismo sus acciones no valen ni 6 dólares. En su última conferencia de resultados trimestral reveló 95,8 millones de dólares en pérdidas y 0 ingresos.

Lordstown tiene ahora en caja 233,2 millones de dólares, algo más de 200 millones de euros. Esperan acabar el año con 150-180 millones de dólares, teniendo ya en cuenta los primeros 100 millones que pondrá Foxconn para quedarse con la fábrica. Lordstown podrá fabricar allí su pick-up Endurance, pero además se harán vehículos para otros fabricantes/marcas.

Ninivaggi reveló que no se van a usar motores en rueda para todos los vehículos de Lordstown Motors, aunque están trabajando en otros vehículos a partir de la plataforma MIH de Foxconn, como por ejemplo algún industrial ligero. Estos anuncios convencieron en los mercados el mismo día -jueves- con subidas del 24%, pero supusieron una bajada del 10% del valor en las operaciones bursátiles fuera de horario. Las manzanas que entraron ya salieron.

Ahora mismo el valor está al mismo nivel que antes de hacer el anuncio de resultados del tercer trimestre. Puede que Lordstown Motors salga del bache y acabe finalmente sacando adelante la producción del Endurance. Al menos esta compañía tiene una valoración bursátil adecuada a su realidad. Mientras tanto, Rivian Automotive, que ha comenzado una lentísima producción del R1T, competidor del Endurance -cuando este salga-, ya vale en bolsa más que cualquier fabricante norteamericano, salvo Tesla.

Compártelo: