Los consumidores de China desean coches eléctricos alemanes, pero compran marcas chinas

Una encuestra trimestral realizada a consumidores chinos por parte de Bernstein revela que las marcas favoritas de coches eléctricos son BYD, Tesla y Volkswagen. Es el resultado de encuestar a unas 1.600 personas de nivel adquisitivo medio/alto -muy por encima de la media- y unos 32 años de edad. Casi la mitad dijo preferir un coche eléctrico como próxima adquisición por el ahorro, la experiencia al volante y el respet medioambiental.

Algunas marcas de nueva hornada, como NIO o XPeng, que apuntan a un cliente de mayor salario y más preferencia por la tecnología punta, casi han doblado su intención de compra del 5% al 9,5%. Son las marcas más valoradas en la parte del mercado que sube de los 150.000 yuanes, es decir, más de 20.000 euros. Aquí Tesla, BMW o Audi están por detrás.

Los generalistas chinos no tienen tan buena percepción, aunque es un hecho es que son las que más coches eléctricos e híbridos enchufables matriculan en el país asiático. En el conjunto de todos los segmentos, las marcas más populares son las Premium alemanas, seguidas por las japonesas (Toyota, Honda y Nissan), a continuación generalistas chinos como BYD y Geely, y ya las tecnológicas emergentes van después.

NIO EC6

Pero ¿cuáles son los gustos de los consumidores chinos a la hora de gastarse el dinero? Pues fijándonos en la lista de los 20 modelos enchufables más vendidos de 2020, los únicos que fabrican constructores de marcas foráneas son el Tesla Model 3 (1º), BMW 530Le (11º) y Volkswagen Passat GTE (17º). El resto son todos de marcas nacionales. Se entiende fácilmente viendo el salario medio de un trabajador chino, por mucho que esté aumentando año tras año.

No obstante, destaca el hecho de que se vendan más Model 3 que Wuling HongGuang Mini EV, y por más de 20.000 unidades de diferencia. Los 20 modelos más vendidos acaparan el 60% del mercado doméstico chino, los demás fueron 504.176 unidades de un total de 1.271.958. En China el coste medio de un coche eléctrico es muy inferior al de Europa o Norteamérica por una simple razón, los consumidores locales tienen más modelos para elegir de precios bajos y que no están disponibles fuera de China.

Los fabricantes generalistas chinos no consiguen tener una presencia firme ni en Europa ni en Norteamérica, pero los nuevos fabricantes -ya sin el lastre de imagen de coches baratos, de calidades bajas o que fueron un desastre en pruebas de colisión- tienen más posibilidades de gustar a clientela poco prejuiciosa y que quiere lo último en tecnología. Para algunos fabricantes, expandirse más allá de China es vital para consolidarse.

Compártelo: