El Mercedes-Benz EQS eléctrico iguala en un tiempo récord las ventas del Clase S térmico

El nuevo EQS es el buque insignia de la gama eléctrica de Mercedes-Benz. Esta lujosa berlina de representación, encuadrada en el segmento F, es la gran apuesta de la firma de la estrella para plantar cara a rivales como Tesla, cuyos modelos eléctricos se han convertido en los últimos tiempos en los rivales a batir dentro del sector premium.

En la alineación del fabricante alemán, el EQS equivale al Clase S, un legendario sedán que durante décadas se ha constituido como la quintaesencia del lujo y la tecnología en el seno de la compañía. Por primera vez en su dilatada vida comercial, el Clase S tiene un rival a su altura dentro de la gama Mercedes-Benz.

Aunque el EQS se lanzó hace apenas unas semanas, todo parece indicar que sus ventas ya son similares a las de su hermano térmico. Harald Wilhelm, Oficial Principal de Finanzas de Mercedes-Benz, ha confirmado que «la demanda está al nivel de la del Clase S», superando las ya de por sí elevadas expectativas que había depositado la compañía en el nuevo modelo.

Durante los tres primeros trimestres del año, Mercedes-Benz ha vendido un total de 62.306 unidades del Clase S, un incremento del 45% respecto al año pasado que responde a la llegada de su nueva generación. Las entregas del EQS por su parte comenzaron en septiembre; sin embargo, al ritmo actual, su demanda equivaldría a unas 80.000 unidades anuales.

El EQS es el buque insignia eléctrico de Mercedes-Benz

Actualmente, el EQS se comercializa en dos versiones: 450+ y 580 4MATIC. La primera de ellas equipa un único motor de 333 CV (245 kW) y 568 Nm, es tracción trasera y completa el 0 a 100 km/h en 6,2 segundos, alcanzando una velocidad punta 210 km/h. Es precisamente esta variante la que homologa una autonomía máxima de 784 km WLTP gracias a su pack de 107,8 kWh.

El EQS 580 4MATIC tiene un tren motriz formado por dos motores (uno en cada eje) y tracción total. Este conjunto entrega una potencia combinada de 523 CV (385 kW) y un par de 855 Nm, rebajando con ello el 0 a 100 km/h en 4,3 segundos. Aunque comparte sus baterías con el EQS 450+, su alcance se queda en 671 km WLTP.

Ambos modelos pueden cargar a una potencia máxima de 200 kW en corriente continua, recuperando unos 300 km WLTP en apenas 15 minutos. A dicha potencia, el modelo alemán apenas tarda 31 minutos en pasar del 10 al 80% de carga, una cifra muy competitiva si tenemos en cuenta tanto la capacidad de sus baterías como el hecho de que no cuenta con un sistema eléctrico de 800 voltios.

Fuente | Automobilwoche

Relacionadas | Esta furgoneta eléctrica de Mercedes-Benz limpia el aire mientras circula

Compártelo: