Nueva llamada a revisión para los Tesla Model S y Model X de 2021, esta vez por el airbag del conductor

A partir del 7 de enero de 2022 Tesla empezará a ponerse en contacto con los propietarios de 7.600 Model S y Model X fabricados este año para reemplazar el airbag del conductor. El fabricante llama a revisión a todos los coches que tienen un airbag con un defecto de fabricación que, potencialmente, podría restar eficacia a la bolsa de aire del conductor. Nadie ha salido herido por esto.

Uno de los proveedores de Tesla, TRW, se dio cuenta de que todos los airbags producidos entre el 29 de junio y el 8 de septiembre presentarían este problema, tras realizar un control de calidad. En el momento del despliegue de la bolsa -mediante mecanismo pirotécnico- podría engancharse con la tapa del volante, rajando la misma. Eso provocaría un inflado insuficiente, por lo que la función principal del airbag quedaría afectada.

La tapa del volante está diseñada para dejar vía libre al despliegue de la bolsa del airbag del conductor. Para solucionarlo, Tesla sustituirá todos los airbags de conductor de forma preventiva en las unidades afectadas, el reemplazo tiene un refuerzo en la tela de la bolsa, por lo que se evitaría el problema antes descrito. Tesla y TRW encontraron la solución al problema en menos de un mes desde que fue detectado.

Está comprometida la producción de Tesla Model S del 21 de junio al 29 de septiembre, así como la del Model X entre el 3 y 23 de septiembre. Esta llamada a revisión no está relacionada con los volantes tipo yoke que tan famosos se han hecho últimamente. Los servicios oficiales están enterados de esto desde el 10 de noviembre, y la NHTSA ha sido informada puntualmente. La campaña tiene el código 21V-868.

Recientemente hubo otra llamada a revisión del cuarteto «S3XY» (toda su gama) por falsos avisos de colisión frontal -y posibles frenazos automáticos- que pueden darse debido a un error de software. Por lo tanto, no hay ninguna relación entre ambas campañas. A lo largo de su vida comercial Tesla ha hecho numerosas llamadas a revisión para solucionar problemas de calidad o ligados a potenciales problemas de seguridad. En ese sentido, no hay nada que reprocharle al fabricante.

Compártelo: