Los Opel Corsa-e y Mokka-e mejoran sus autonomías a 359 y 338 kilómetros (WLTP)

Al igual que el Citroën ë-C4 y los Peugeot e-208 y e-2008, los Opel Corsa-e y Mokka-e recibirán una pequeña puesta al día a finales de año que les permitirá mejorar sus autonomías homologadas. Gracias a ello, ambos modelos podrán mantener su competitividad hasta la llegada de su restyling de mitad de vida, que conllevará cambios mucho más profundos.

Tanto el Corsa-e como el Mokka-e disfrutarán de una nueva relación de transmisión; además, algunas versiones pasarán a montar unos neumáticos con una menor resistencia a la rodadura. Por otro lado, se ha añadido un sensor de higrometría que ha permitido optimizar el software del sistema de climatización, mejorando la eficiencia del conjunto (sobre todo en climas fríos).

Gracias a estas modificaciones, el Corsa-e pasará de homologar 337 km WLTP a 359 km WLTP; es decir, una mejora de 22 km. Por lo tanto, quedará ligeramente por detrás del Peugeot e-208, que logra un máximo de 362 km WLTP. En el caso del Mokka-e, la ganancia será de 14 km, pues ofrecerá un alcance máximo de 338 km WLTP, frente a los 324 km WLTP del modelo actual.

Con todo, ninguno de los dos modelos experimentará cambios mecánicos de importancia, manteniéndose invariables el archiconocido motor Continental de 136 CV (100 kW) y 260 Nm, la batería de 50 kWh brutos con refrigeración líquida y celdas NCM 523 de CATL, y el sistema de carga de hasta 100 kW de potencia en corriente continua.

Sin embargo, se espera que de cara al año 2023 los e-208 y Corsa-e adopten un motor de origen Nidec más eficiente, así como unas baterías algo más capaces (unos 60 kWh brutos) gracias al empleo de unas celdas con una mayor densidad energética. Además, no se descarta la aparición de sendas versiones de acceso dotadas de un motor de 80 CV (59 kW) y unas baterías de 40 kWh con celdas LFP (litio-ferrofosfato) de SVOLT.

Relacionadas | El Peugeot e-208 incrementa su autonomía a 362 kilómetros (WLTP)

Compártelo: