Nuevos detalles de Atlante, la ambiciosa red de carga rápida de Stellantis para el sur de Europa

Hace unas semanas, el grupo Stellantis anunció su intención de construir una enorme red de carga europea compuesta por puntos lentos y acelerados (corriente alterna), así como estaciones rápidas (corriente continua). Ahora, la compañía ha revelado nuevos e interesantes detalles sobre su futura red de cargadores rápidos.

Para el año 2025, Stellantis habrá construido unas 15.000 ubicaciones, si bien dos tercios de los puntos de carga serán en corriente alterna. Con todo, la construcción de la primera estación de carga rápida ya ha comenzado en Piamonte (Italia); además, se espera que a corto plazo se unan otras regiones del sur de Europa.

Stellantis ha confirmado que los primeros cargadores rápidos se instalarán en España, Francia, Italia y Portugal en colaboración con NHOA y Free2Move eSolutions bajo el nombre «proyecto Atlante». Hasta el momento, ya se han identificado 700 ubicaciones potenciales; además, el 10% de ellas estarán operativas en los próximos seis meses.

Las estaciones de Atlante serán capaces de proporcionar entre 100 y 175 kW de potencia. Aunque se situará por detrás de IONITY (hasta 350 kW) y los Supercargadores de Tesla (hasta 250 kW), lo cierto es que la red Atlante mejorará sustancialmente al grueso de la actual red de carga rápida española, limitada en la mayoría de casos a 50 kW.

España será uno de los países en beneficiarse del proyecto Atlante

De cara al 2025 Stellantis habrá instalado unos 5.000 puntos de carga rápida, superando los 35.000 en 2030. Todos ellos serán VGI (Vehicle-Grid-Integrated) y estarán alimentados con energía de origen renovable. Stellantis y NHOA quieren instalar estaciones de carga cada 60 km a lo largo de las principales vías de los países antes mencionados, creando una completa red de carga rápida en el sur del viejo continente.

Actualmente, el norte de Europa tiene una infraestructura de carga mucho más desarrollada que el sur, por lo que el proyecto Atlante permitirá revertir esta situación. Aunque será una red abierta, los clientes del grupo se beneficiarán de «condiciones especiales» (entendemos que unas tarifas de carga más asequibles).

«Las instalaciones de carga rápida en el sur de Europa representan una gran oportunidad de crecimiento y desarrollo hacia una nueva movilidad», explica Anne-Lise Richard, directora global de e-Mobility en Stellantis. «El despliegue de la infraestructura de carga pública es clave para ayudar a los clientes a elegir conducir un vehículo eléctrico».

Fuente | electrive

Relacionadas | Stellantis cancela los Citroën ë-C2 Aircross y Peugeot e-1008, sus futuros SUV eléctricos de acceso

Compártelo: