Renault presenta un proyecto de Economía Circular para el coche eléctrico en España que dará una segunda vida a las baterías

Renault ha presentado un proyecto destinado a desarrollar la economía circular en España. Como complemento al llamado Refactory de su fábrica francesa de Flins, ahora la planta de Renault en Sevilla también recibirá esta inversión que garantiza su futuro y que se encargará de dar una segunda vida a los componentes de los coches eléctricos.

El fabricante galo quiere construir la Refactory en Sevilla entre 2022 y 2024, fechas en las que se irán abriendo de forma paulatina las diferentes áreas de trabajo. Una instalación que ocupará una superficie de 5.000 metros cuadrados que además de reacondicionar vehículos usados ​​y reciclar transmisiones de los modelos híbridos, también se trabajará para reparar baterías de los coches eléctricos y desarrollar aplicaciones de segunda vida que permita reutilizarlas.

Específicamente, Renault dice que la división comenzará a operar a fines de 2022, con capacidad para reacondicionar más de 10,000 vehículos y reparar hasta 1,000 baterías por año para 2025.

El objetivo es crear nuevos modelos de Economía Circular donde se trabajará en la reducción de emisiones, en lograr una mayor eficiencia en el uso de los recursos o la energía, o en la eliminación de materiales o procesos más contaminantes.

La actividad se va a estructurar inicialmente en torno a cuatro líneas que acompañarán toda la vida
útil del vehículo, actuando sobre las principales palancas de la Economía Circular.

  • RE-TROFIT: reunirá todas las actividades necesarias para el reacondicionamiento de vehículos
    usados de particulares y flotas, lo que permitirá darles una segunda vida y alargar su vida útil. Esta
    actividad comenzará en el último cuatrimestre de 2022. ¿Cómo se desarrollará exactamente el proceso? Tras un lavado exhaustivo, se comienza por el peritaje de los daños del vehículo, lo que va a permitir lanzar ya en ese momento el pedido de las piezas que serán necesarias para su reparación.
    A continuación, se iniciará la reparación integral de la mecánica del vehículo para posteriormente
    hacer una revisión de 100 puntos de control, además de la gestión de la ITV. Una vez concluidos
    todos estos pasos se procederá a la renovación de la carrocería y -por supuesto- a realizar un
    exhaustivo control de calidad. El ciclo termina con una nueva limpieza exhaustiva y un reportaje de fotográfico y de vídeo, como pasos previos al estocaje o al transporte. Es importante además reseñar que los vehículos que pasan por esta instalación obtendrán la Certificación ReFactory, que supone haber utilizado piezas de la marca, superar el programa de mantenimiento del constructor y pasar un exhaustivo control de calidad. Esta distinción irá impresa debajo del capot del vehículo y además el cliente recibirá una copia de este certificado de garantía.
  • RE-ENERGY: llevará a escala industrial el potencial de uso de las baterías eléctricas: reparando baterías de vehículos eléctricos en uso, desarrollando aplicaciones en la segunda vida de los módulos
    que ya no sean operativos para el vehículo -pero puedan utilizarse para el almacenamiento estacionario de energía-, y la gestión del final de su vida útil.
  • RE-CYCLE: contribuirá a una gestión eficiente de los recursos y del flujo de suministro de piezas y
    materiales, colaborando con el objetivo de Renault Group de aumentar la cuota de materiales
    reciclados o reutilizados. En esta misma línea de actividad se integra también la fabricación de piezas para las cajas de velocidades que se montarán en los vehículos electrificados de Renault Group y comenzará su actividad en 2022.
  • RE-START: promoverá e identificará nuevas actividades que permitan continuar innovando en
    materia de economía circular y desarrollará la formación de nuevas competencias. ReFactory de
    Sevilla será un ecosistema abierto en el que en colaboración con la factoría francesa de Flins, el
    Centro I+D+i de Valladolid, diferentes socios, startups y centros universitarios permitirá acelerar la
    investigación y la formación sobre la movilidad del futuro. Las líneas de actividad Re-energy y Re-start comenzarán su actividad en 2024

Una estrategia que viene acompañada por la iniciativa Renault Eways Electropop, anunciada en junio. Esta se fundamenta en los coches eléctricos a batería fabricados en Europa, e incluye una fuerte expansión de la oferta de este tipo de vehículos.

Renault planea lanzar diez nuevos modelos eléctricos hasta 2030, siete de ellos bajo la marca Renault, y tres como Alpine. Uno de los apartados más interesantes es que el Grupo Renault dejará atrás se estrategia de dividir esfuerzos y estrategias, y optará por un sistema de baterías estandarizadas para los nuevos modelos eléctricos en todos los segmentos. Algo que a pesar de renunciar de momento a las económicas baterías de litio-ferrofosfato, esperan les permita mejorar la economía de escala y reducir los costes de las baterías en un 60% para 2030 gracias a la evolución de las baterías actuales, a las que se sumarán las de electrolito sólido a medio plazo.

Una apuesta que como vemos, al menos sobre el papel, no se olvida de la fundamental segunda y tercera vida de las baterías que pueden dar mucho más de si que un simple ciclo de uso, con el importante impacto ambiental en la reducción de emisiones, y también de ahorro en todo el proceso de producción, y todo, creando empleo en Europa.

Fuente | Renault

Compártelo: