Se filtra el restyling del Volvo XC40 Recharge, que recibe una estética actualizada

La marca sueca Volvo se ha propuesto el ambicioso objetivo de eliminar por completo los motores de combustión interna de su gama de vehículos de cara al año 2030. De hecho, la compañía aspira a que ya para mediados de la década la mitad de sus ventas se correspondan con modelos eléctricos… y la otra mitad con híbridos.

Actualmente, la firma escandinava cuenta con dos propuestas cero emisiones en su gama: el XC40 Recharge, derivado del popular XC40 térmico, y el C40 Recharge, que no deja de ser una suerte de versión «coupé» del primero. Ambos se asientan sobre la plataforma modular CMA, la cual también se emplea en el Polestar 2.

El Volvo XC40 Recharge, comercializado en nuestro país como XC40 Recharge Eléctrico Puro para diferenciarlo de los XC40 Recharge plug-in hybrid, se comercializa actualmente en dos versiones: Recharge Single Motor y Recharge Twin Motor. Como su nombre indica, el primero monta un único motor (es tracción delantera) y el segundo dos (tiene tracción total).

El propulsor de la variante Single Motor eroga una potencia de 231 CV (170 kW) y un par de 330 Nm, lo que le permite hacer el 0 a 100 km/h en 7,4 segundos y alcanzar una velocidad punta de 160 km/h. Sus baterías de 69 kWh le otorgan por su parte una autonomía máxima de 422 km WLTP, similar a la de rivales como el Mercedes-Benz EQA 250, que homologa 427 km WLTP.

El nuevo Volvo XC40 Recharge se inspira en el C40 Recharge

El Twin Motor anuncia por su parte 408 CV (300 kW) de potencia y 660 Nm de par. Gracias a este prestacional tren motriz, el SUV compacto rebaja su 0 a 100 km/h a apenas 4,9 segundos. La velocidad punta también es superior: 180 km/h. A pesar de que su pack de baterías de 78 kWh es algo más capaz, el alcance final es similar (416 km WLTP).

Aunque el XC40 Recharge es un modelo relativamente reciente (se lanzó en 2020), el XC40 del que deriva lleva ya un tiempo en el mercado (se lanzó en 2017). Por este motivo, el modelo eléctrico se beneficiará del inminente restyling que recibirá su hermano térmico, cuyo diseño ya se ha filtrado a través del configurador de la marca.

Los cambios introducidos en un principio serán puramente cosméticos, pues no se esperan modificaciones en el plano técnico. Los faros, idénticos a los del C40 Recharge, son la novedad más reseñable. También son de nueva factura los paragolpes, la parrilla carenada, las llantas y los pilotos. Así pues, nos encontramos ante una actualización muy ligera.

Fuente | CocheSpias

Relacionadas | No, Volvo no ha dicho que un coche eléctrico tarde 200.000 kilómetros en compensar sus emisiones de CO2

Compártelo: