Rivian Automotive tiene que demostrar su viabilidad, según Elon Musk

El estreno en bolsa de Rivian Automotive fue absolutamente espectacular, pues de los 57-62 dólares que se esperaban obtener en la salida (acabaron siendo 78), el objetivo de captación de inversión quedó sobrepasado por completo, más de 12.000 millones de dólares. La valoración del fabricante emergente es de más de 100.000 millones de dólares, o lo que es lo mismo, más que General Motors, Ford, Hyundai, Honda, etc. Solo Tesla tiene una valoración superior en Estados Unidos, 10 veces más para ser precisos.

Un seguidor del CEO de Tesla, Elon Musk, le preguntó si la valoración espectacular de un fabricante nuevo, que no ha producido ni un millar de unidades y no ha producido un solo dólar de beneficios, sea superior a la de los grandes fabricantes tradicionales y sea el nuevo signo de los tiempos. El ejecutivo sudafricano lo cuestiona levemente, él es más de números.

«Confío en que serán capaces de alcanzar grandes volúmenes y un flujo de caja positivo. Esa es la auténtica prueba», dijo Musk en Twitter. La producción de Rivian es de momento muy lenta, en pleno proceso de ramp-up, de momento es un negocio que se come el dinero de los inversores -dada su escasa facturación-, y que no ha demostrado que merezca valer más que fabricantes tradicionales centenarios.

Elon añadió que «ha habido cientos de empresas emergentes en el mundo del automóvil, tanto de vehículos eléctricos como de combustión interna, pero Tesla es el único fabricante americano que ha alcanzado un elevado volumen de producción y flujo de caja positivo en los últimos 100 años».

Sí, Tesla ha tardado 17 años desde su fundación en obtener beneficios, y para eso ha tenido que alcanzar un volumen de producción de más de medio millón de unidades al año, tener una gama de cuatro modelos y un par de fábricas de automóviles más una dedicada a baterías. Y ahora Tesla tiene una valoración aplastante, más de un billón (con «b») de dólares, magnitud que muchos analistas consideran hiperinflada y que no se liga a su producción en volumen, ni a los beneficios que reporta, etc.

Rivian Automotive ahora mismo está cogiendo el viento de cola a partir del fenómeno Tesla, el sector del automóvil se está volviendo muy atractivo para inversores ávidos de grandes ganancias, especialmente en empresas disruptivas y novedosas que ponen patas arriba el status quo de una industria compleja y competitiva como es la del automóvil. Todavía no ha demostrado ser mucho más que simple hype. Si Tesla está hiperinflada, Rivian lo está aún más.

Compártelo: