Tesla soluciona una llamada a revisión del sistema de frenada de emergencia con una actualización de software

Tesla está copando los titulares de todo tipo de medios esta semana tras subir en bolsa casi un 50% en un mes, el pedido masivo de Hertz que dice no necesitar, pero también por varias llamadas a revisión que se han producido recientemente.

Una vez más los fallos de anclaje de la suspensión delantera, en este caso del subchasis, han traído a los medios la parte menos atractiva de la producción de Tesla. Como publicaba este medio ayer, problemas en la suspensión delantera provoca una llamada a revisión de los Tesla Model 3 y Model Y producidos entre 2019 y 2021.

Tras esto, ahora se ha producido otro informe de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA) de los Estados Unidos de América y nueva llamada a revisión, ahora por un total de 11.704 vehículos.

El problema

En esta ocasión el problema que ha afectado a una decena de miles de vehículos no ha sido culpa de los procesos de producción de las lineas de montaje del fabricante.

El fallo que ha provocado la llamada a revisión de Tesla y la NTHSA, ha sido ocasionado por la última actualización de software de la compañía que provocaba eventos de frenada de emergencia y alertas de colisión frontal de forma automática.

La versión de software 2021.36.5.2 tenía un error de comunicación que podía causar una activación inesperada de los sistemas de frenado automático de emergencia (ABS) o advertencia de colisión frontal (FCW) de los vehículos.

La solución vía OTA

El problema ha tenido una rápida solución gracias a un ‘parche’ que ha remediado el error. Mediante una actualización inalámbrica, «Tesla remedió rápidamente la situación vía OTA con la versión de firmware 2021.36.5.3, que fue lanzada a los vehículos afectados el 25 de octubre de 2021. A partir de esta nueva versión de software, más del 99,8% de la flota de vehículos en cuestión (es decir, todos los vehículos excepto 17) instaló la versión de firmware 2021.36.5.3 o una versión posterior. No es necesario tomar más medidas por parte de los propietarios cuyos vehículos están equipados con la versión de firmware 2021.36.5.3 o una versión posterior«, ha reportado la NHTSA estadounidense.

Pese a que en esta ocasión no ha sido necesaria una visita física al servicio técnico, los sucedido sigue siendo considerado por el ente oficial garante de la seguridad vial y el tráfico como llamada a revisión, algo contra lo que Tesla lleva luchando años, quizás para evitar el torrente de titulares que cada evento de este tipo supone a nivel mundial.

A continuación se muestra el aviso emitido por la NHTSA:

Compártelo: