Volkswagen fabricará los ID.4 e ID.7 en Emden, que se transformará en una planta dedicada a la producción de coches eléctricos

Volkswagen ha confirmado que las primeras unidades de pre-serie del ID.4 ya se están fabricando en las líneas de la planta de Emden (Alemania). La producción a gran escala comenzará por su parte en primavera de 2022. A día de hoy, el ID.4 sale de tres factorías diferentes: Zwickau (Alemania), Anting (China) y Foshan (China). El año que viene se unirán Chattanooga (Estados Unidos) y Emden.

Actualmente, la planta germana se encargar de producir los Passat y Arteon, los cuales seguirán ensamblándose en las instalaciones hasta el final de su vida comercial. Aunque está confirmado que el Arteon desaparecerá sin sucesor directo, la próxima generación del Passat pasará a fabricarse en Eslovaquia junto con el Skoda Superb.

De acuerdo con Christian Vollmer, miembro del Consejo de Administración de Producción y Logística de Volkswagen, la transformación de la factoría permitirá responder a la creciente demanda de vehículos eléctricos del mercado. «Con este fin, estamos rediseñando gradualmente la red de producción global de Volkswagen, en China, Estados Unidos y Alemania.

En Emden, estamos demostrando la experiencia de Volkswagen en alinear de manera óptima las plantas existentes con los nuevos requisitos mediante la combinación de instalaciones previas y estructuras totalmente nuevas». Se espera que, con la llegada del ID.4, la productividad de la fábrica mejore sustancialmente.

El Volkswagen ID.7 será rival del Tesla Model 3

Tras el ID.4, Emden recibirá otros dos modelos eléctricos, los cuales llegarán a partir del año 2023: una berlina de dimensiones similares al Passat y su variante familiar. Ambos se asentarán sobre la plataforma modular MEB y, en un principio, recibirán la denominación comercial ID.7. Para entonces se habrán construido seis naves de producción y edificios logísticos adicionales.

En el futuro, la logística de la planta estará directamente vinculada a la producción, pues los almacenes pasarán a estar completamente automatizados. Además, el proceso de fabricación se digitalizará gracias al empleo de la herramienta «Spot Welding Analytics» en el taller de carrocería, lo que contribuirá a mejorar la eficiencia de las instalaciones.

Relacionadas | Un viejo Volkswagen Beetle con tripas eléctricas de Tesla reta al Porsche 911 GT3 RS en pista

Compártelo: