Xiaomi levantará una fábrica en Pekín para producir coches eléctricos en 2024

Sí, Xiaomi también fabricará coches eléctricos. Sus planes fueron desvelados en primavera y van muy en serio, producir a partir de 2024, y en el plazo de tres años sacar 900.000 unidades en total. Ahora mismo no tiene capacidad productiva, pero eso va a cambiar relativamente pronto. Xiaomi EV, Inc tendrá una nueva fábrica en Pekín que podrá funcionar en la fecha anunciada, 2024.

El anuncio se produjo en redes sociales chinas. La fábrica será también el cuartel general del fabricante de coches eléctricos, establecido como tal el 1 de septiembre de este año. Se trata del último gran proyecto en el que se involucrará Lei Jun, el consejero delegado de Xiaomi. Dijo en su momento que arriesgará toda su reputación personal con tal de lanzar un vehículo eléctrico inteligente.

Sabemos que la fábrica tendrá una capacidad de 300.000 vehículos. Os comentamos previamente que Xiaomi quiso quedarse con la planta de Borgwarg en Pekín, que pertenece a BAIC, pero ahí se quedó la cosa. La automovilística recién nacida cuenta con una plantilla de 300 personas y en cabeza está también Lei Jun.

La conducción autónoma será uno de los alicientes de la oferta de Xiaomi. Sin ir más lejos, Xiaomi compró en agosto Deepmotion Tech por el equivalente a 77 millones de dólares (68.200.000 euros al cambio), incluso antes de fundar Xiaomi EV, Inc. Dicha empresa se dedicaba al mapeado digital para vehículos autónomos.

Xiaomi no ofrece productos básicos en general, siempre ofrece algo más que el típico producto chino que «cumple», así que podemos esperar que sus automóviles también tengan ese algo más que caracteriza al gigante asiático. Sus coches serán eléctricos, como casi todo lo nuevo que va a ir saliendo, pero también deberían distinguirse por su tecnología, la seguridad, conducción autónoma… pero claro, antes del ansiado nivel 5 tendrán que ofrecer algo intermedio.

La empresa china tiene una clara vocación global, y baste este dato, en el tercer trimestre facturó 40.900 millones de yuanes (casi 5.700 millones de euros) fuera de China, y eso fue el 52,4% de sus ingresos. La industria del automóvil china tiene cada vez más competencia en su mercado interno, y es fundamental mirar hacia afuera para crecer. Las compañías japonesas y coreanas del automóvil hicieron exactamente lo mismo en su día.

Compártelo: