El boom de las megabaterías llega para rescatar a las redes eléctricas

Baterías de respaldo hay desde hace décadas, pero ha sido en 2017 cuando la situación ha sufrido un cambio radical con la irrupción del marketing de Tesla en este sector. Una entrada por la puerta grande que ha colocado en primera página una tecnología con un enorme potencial para regular las redes eléctricas, dar apoyo a los excedentes de energías renovables, y reducir la dependencia de los combustibles fósiles. Ahora el mundo está frente a una explosión de instalaciones que cambiará el sistema para siempre.

Hace ya cuatro años se ponía en marcha en Australia la primera megabatería de respaldo para la red eléctrica. Una instalación situada en el sur del país donde la mala calidad de la red suponía que sus clientes sufrían regulares apagones en determinadas épocas del año.

Esta instalación estaba formada por los Powerpacks de Tesla, y en su primera fase contaba con cifras récord. Una potencia máxima de 100MW y una capacidad de 129MWh. Además la repercusión mundial de esta instalación se vio magnificada por la participación de Elon Musk, que había apostado con el gobierno de Australia de que si no terminaba el parque en menos de 100 días, este les saldría gratis. Finalmente Musk cumplió su promesa.

Ahora este parque además de almacenar energía procedente del cercano parque eólico de Hornsdale, sirve como regulador de red. Además ha recibido una reciente ampliación que han elevado sus cifras hasta los 150MW de potencia y una capacidad de 193.5MWh.

La era de las gigagabaterías

Bill Gates, BP y Siemens impulsarán el almacenamiento de energía renovable con hasta 140 TWh de capacidad para 2040

Por ejemplo, a principios de año entraba en funcionamiento un enorme parque de baterías en el condado de Monterrey, California. Una instalación asociada a la centras eléctrica de Moss Landing, que cuenta con una potencia de salida de 300 kW, y una capacidad de 1.200 MWh (1.2 GWh). Ahora, este megaparque ha recibido una ampliación llevando su potencia hasta los 400 kW y la capacidad hasta los 1.600 MWh. Doce veces la de Tesla.

Esta abre la era de las baterías de GWh. Por ejemplo, en Australia trabajan para poner en marcha en 2022 una instalación situada en Earing, al norte de Sídney 700 MW y una capacidad de 2.800 MWh. Algo que supondrá 14 veces la batería de Tesla y que permitirá jubilar una vieja central de carbón de la zona.

Pero todos estos proyectos quedarán en pequeñas instalaciones si la comparamos con el gigantesco proyecto de la eléctrica Sun Cable en el norte del país. Una mega instalación de 22.000 MW y 42.000 MWh que almacenará energía de un parque solar de 40 GW y que exportará energía a Singapur mediante un cable submarino.

Una mega instalación que estará operativa al 100% para 2027. Algo que supone apenas cinco años desde el inicio de los trabajos, unos trabajos que incluyen extender un cable submarino que lo conectará con su principal cliente, Singapur.

Relacionadas | Hyundai Home llega en 2022 con un sistema de energía doméstico dotado de placas solares, batería y cargador para el coche eléctrico

Compártelo: