El mercado del reciclado de baterías para coches eléctricos no crecerá hasta 2030

El reciclado de las celdas de baterías es un elemento esencial y casi vital, para evitar que la transición hacia el coche eléctrico y los sistemas de almacenamiento de energía masivos mediante baterías, se conviertan en un problema más que en una solución.

La posibilidad de conseguir una soberanía energética pasa por una transformación del transporte basado en el motor de combustión interna. El coche eléctrico es un medio clave para descarbonizar la economía, pero conlleva también una dependencia en forma de materias primas para dar forma a las baterías.

La tecnología del reciclaje de baterías esta avanzando y ofreciendo una posibilidad donde las nuevas batería se realicen a partir de aquellas que han finalizado su ciclo de vida útil, lo que permitirá a regiones como la que forma la Unión Europea a conseguir la independencia terceras naciones productoras de materias primas.

Reciclaje de baterías

En la actualidad en Europa ya se ha producido la primera celda de batería completamente reciclada del mundo que, además, es tan buena como una nueva.

Ahora, un nuevo estudio indica cuándo puede hacerse realidad un mercado con volumen de negocio suficiente para convertirse en realidad y alternativa a las fuentes de producción basadas en la minería, etc.

La complicación de desmoñara y procesar una batería se ha convertido en todo un reto, a la vez que una gran oportunidad de futuro. El reciclaje de baterías del coche eléctrico no se convertirá en un negocio importante hasta 2030, según un nuevo informe de la firma de investigación Wood Mackenzie.

Habrá que esperar

La transición hacia el coche eléctrico está impulsada por la necesidad de limitar las emisiones del sector del transporte, una rara ocasión en la que se requiere casi universalmente un cambio drástico en el statu quo.

Los vehículos están cambiando de la combustión a la electricidad, que a su vez trae consigo la tecnología de almacenamiento de energía, y la escala de crecimiento será enorme, según Wood Mackenzie.

Del informe se desprende que el suministro de baterías para el coche eléctrico reciclables seguirá siendo limitado por el momento. Esto se debe a que se han vendido relativamente pocos automóviles cero emisiones desde principios de la década. Además aún los vehículos no han llegado a envejecer lo suficiente para que existan un gran mercado de baterías usadas.

Por el momento, el reciclaje de baterías no se convertirá en un negocio importante hasta 2030, según un el estudio. Hasta entonces, el reciclaje de las baterías de iones de litio tendrá un impacto limitado en la cadena de suministro de baterías hasta 2030.

Compártelo: