España ya tiene más de 40 Supercargadores Tesla y 300 postes individuales

La red de recarga ultrarrápida propia de Tesla, los Supercargadores, comenzó a instalarse en España en 2015, al abrirse las instalaciones de Girona y Tarragona. Tras las últimas dos incorporaciones, en Alcobendas (Madrid) y Barbastro (Huesca), el número total de ubicaciones de Supercargadores asciende a 41.

El emplazamiento de Alcobendas se ubica en el centro comercial Moraleja Green y tiene 12 puntos de recarga individuales, mientras que el de Barbastro tiene capacidad para cuatro coches y se sitúa en el Hotel Rey Sancho Ramírez. En ambos casos se trata de Supercargadores V3, la tercera generación (desde 2019), y son los quinto y sexto de España, respectivamente.

En total, hay 300 puntos de recarga individuales (o postes) repartidos por la geografía nacional. Los principales corredores disponen de una buena cobertura. Y vendrán más, está prevista la apertura en 2022 de Supercargadores en Santiago de Compostela, Verín, Oviedo, Bilbao, Pamplona, Cambrils, Valencia y Palma de Mallorca. De momento, ningún Supercargador de España admite vehículos no-Tesla.

Y eso es respecto la recarga ultrarrápida, porque hay que sumar la Carga en Destino, que son puntos de recarga de menor potencia que vienen bien para aprovechar una parada en un hotel, restaurante, aparcamiento… que dure más tiempo. Los Supercargadores V3 pueden alcanzar potencias de 250 kW, mientras que los enchufes de Carga en Destino suelen ser de 11 o 22 kW.

El proceso de planificación de rutas es muy simple y minimiza las esperas. Por ejemplo, si simulamos un viaje de Madrid a Jerez de la Frontera con un Model 3 Estándar Plus, la aplicación prevé una parada de 55 minutos en Almaraz (Cáceres) y otra de solo 10 minutos en Sevilla. La duración total del viaje sería de 7 horas y 3 minutos. Una vez allí, se proponen varios puntos de Carga en Destino.

De momento Tesla sigue teniendo una evidente ventaja competitiva respecto a otros fabricantes de vehículos eléctricos por la capilaridad de su red de recarga y la sencillez del proceso. El resto de fabricantes no tienen redes propias, llegan a acuerdos con otras empresas o forman coaliciones entre competidores -véase IONITY-.

Compártelo: