Esta empresa quiere crear combustible para coches, aviones y barcos a partir del aire y capturando CO2

Desde Canadá llega el anuncio de Huron Clean Energy y Carbon Engineering Ltd., quienes han hecho públicos sus planes para crear un combustible «revolucionario» para los automóviles, aviones y barcos.

Para hacer realidad el proyectos que deberá producir el ‘milagroso’ combustible, se ha comenzado a diseñar una instalación a escala comercial capaz de producir combustible a partir del aire.

Gracias al uso de una fuente limpia como la hidroeléctrica, la planta utilizará la nueva tecnología Direct Air Capture y Air To Fuels desarrollada por Carbon Engineering, para dividir el agua en hidrógeno y oxígeno, según reporta CTV News.

A partir de aquí, el hidrógeno se combinará con el dióxido de carbono capturado del aire para producir hidrocarburos, que se pueden usar en lugar de los combustibles tradicionales a base de petróleo.

Al igual que los proyectos para producción de Hidrógeno en Europa, este nuevo sistema para crear nuevos combustibles que terminarán por quemarse en un motor de combustión interna, acaparan energías renovables que no llegarán a los hogares, con el consiguiente riesgo de incrementar el recibo de la luz, siempre y cuando no se incrementen las centrales 100% limpias de producción de energía, según indica el  último análisis de Transport & Environmentent.

Uno de los aspectos a recalcar de esta iniciativa es que tecnología de captura de carbono funciona a «escala de megatones«, según Carbon Engineering, para eliminar el dióxido de carbono del aire.

Según la propia página web de la empresa, “a diferencia de la captura de emisiones de chimeneas industriales, nuestra tecnología de eliminación de carbono captura dióxido de carbono (CO2), el principal gas de efecto invernadero responsable del cambio climático, directamente del aire que nos rodea”.

De esta manera la compañía pretende ayudar a contrarrestar las inevitables emisiones de CO2 de hoy y eliminar las grandes cantidades de CO2, emitidas en el pasado que permanecen atrapadas en la atmósfera.

La instalación que sintetizará el nuevo combustible tendrá una capacidad de producción de hasta 100 millones de litros de combustible cada año, que consideran «ultra bajo en carbono«, según las indicaciones del proyecto.

Cuando se queme este nuevo combustible sintético, al que denominan en la nota de prensa de «fuente de energía renovable«, en un camino de lavado de imagen que está impulsando toda la industria de combustibles sintéticos.

De hecho llegan a calificar de «casi neutro en carbono» un combustible que según los implicados en el desarrollo del proyecto, producirá hasta un 90% menos de emisiones que los hidrocarburos convencionales.

El producto resultante se podrá usar como combustible de reemplazo, o como ingrediente a integrar en diferentes mezclas de combustibles, algo que diluye por tanto la ‘neutralidad’ en carbono.

Los desarrolladores señalan que este combustible sintético puede funcionar como un reemplazo o una mezcla de la gasolina tradicional, el diésel e incluso el combustible para aviones.

El gobierno canadiense ha contribuido con 2 millones de dólares dedicados a la ingeniería preliminar y el diseño para de la instalación.

Fuente | Huron Clean Energy

Compártelo: