Estas son las diferencias entre cargar en un Supercargador de Tesla respecto al resto de redes de carga (vídeo)

El coche eléctrico posee unas características a la hora de su uso que lo diferencian del resto de automóviles de combustión interna. Uno de los aspectos más destacables es la recarga de las baterías, operación donde entran en juego muchos factores a tener en cuenta.

Una de las ventajas que un vehículo cero emisiones puro a baterías (BEV) es que una vez estacionado en su plaza de garaje, basta con ‘enchufarlo’ para que recupere la energía necesaria para sus futuros desplazamientos.

Pero cuando no se dispone de aparcamiento, garaje o cochera, propio o en alquiler, o cuando se viaja lejos del domicilio habitual con el automóvil, es necesario depender de las conocidas como redes de carga públicas.

Redes de carga públicas

Mientras que el coche de gasolina siempre obliga a sus usuarios a desplazarse a las gasolineras para repostar con combustibles fósiles sus automóviles, el usuario de un coche eléctrico puede vivir en la mayoría de las ocasiones sin la necesidad de visitar una estación de servicio eléctrica, siempre que recargue en destino (casa, trabajo, etc.).

En los momentos en los que el coche eléctrico emula al de gasolina visitando una estación de servicio, llegan las diferencias entre las compañías y los sistemas de carga.

Mientras que con los surtidores de gasolina y gasóleo, la dinámica es poco más o menos similar y tan sólo cambia la bandera de la gasolinera, las estaciones de carga del coche eléctrico ofrecen algunas diferencias según la compañía.

No todos los cargadores son iguales

Para mostrar la realidad de lo que supone recargar la batería entre las diferentes redes de carga disponibles en la actualidad, un vídeo ha recopilado las experiencias de los más importantes personajes, que a través de sus vídeos influencian a la opinión pública dentro y fuera de los Estados Unidos de América.

Como no podía ser de otra manera, la comparativa termina centrándose en confrontar la solución adoptada por Tesla en su red de supercargadores, la mayor del mundo, frente al resto de alternativas.

Mientras que Tesla ha sabido dar con la tecla para que el impacto del procedimiento de recarga del coche eléctrico sea los más sencillo, rápido y eficiente posible, el resto de compañías utilizan procesos similares de activación de los puntos de carga, que conllevan procedimientos mucho más tediosos y complicados que la red de supercargadores de Tesla.

Tesla supo hacerlo bien y a tiempo

Indudablemente el contar con una red propia pensada para tus propios vehículos, aporta una ventaja competitiva importante, más en los Estados Unidos de América donde los Tesla cuentan con un conector propio, al margen del resto de estándares del mercado como el Tipo 2 CCS Combo, Tipo 1, etc.

Diferencias de velocidad de carga, entre redes, sistemas alternativos de aplicaciones y registros necesarios, y una experiencia de uso radicalmente diversa marcan la diferencia entre Tesla y el resto de operadores del mercado.

Procesos diferentes

Tesla se caracteriza por un sistema donde tan sólo es necesario estacionar el vehículo en la plaza correspondiente y conectarlo al cargador. No hay que hacer nada más, inmediatamente comienza la carga a alta velocidad y el pago se hace en la tarjeta de crédito asociada a la cuenta de Tesla, algo que se hace al adquirir el vehículo.

En el resto de operadores el procedimiento obliga al usuarios a buscar en un mapa el punto, individuar dentro de la aplicación el cargador donde ha estacionado, activarlo mediante la aplicación y comenzar el proceso de carga, con velocidades de carga diferentes incluso dentro de un mismo operador.

Además en España y Europa, por el momento los cargadores públicos no tienen sistema de pago por tarjeta de crédito, por lo que el proceso obliga a un registro de datos y medios de pago para operador, incluidos los de Tesla para coches de otras marcas.

¿Tesla solucionará el problema al resto?

Ahora, en Europa, Tesla está abriendo paulatinamente su red a terceras marcas, lo que podrá demostrar qué sistema de carga y cual es la experiencia para el usuario mejor entre las diferentes alternativas como IONITY, Cargacoches, Iberdrola, Endesa X, y otros operadores.

Una de los aspectos que deja claro el vídeo mostrado a continuación, es que una marca ha sabido anticiparse a las necesidades entregando un producto redondo al usuario final, mientras que el resto de fabricantes, pese a iniciativas colectivas como IONITY, siguen esperando a que gobiernos y hasta la competencia, como Tesla, les saque las castañas del fuego a los usuarios de los coches eléctricos que las marcas tradicionales sacan al mercado.

Comparativa

Compártelo: