Tras unos resultados decepcionantes en sus test, Hyundai congela el desarrollo de sus coches con pila de combustible de hidrógeno

En los últimos años, han sido varias las marcas que han tomado la decisión de abandonar el desarrollo de automóviles con pila de combustible de hidrógeno. Algunas de ellas, como Honda y Mercedes-Benz, habían llegado incluso a comercializar vehículos de este tipo (Clarity FCEV, GLC F-Cell), por lo que sus proyectos estaban muy avanzados en el momento de su cancelación.

Actualmente, la mayoría de fabricantes coinciden en que la pila de combustible de hidrógeno podría tener su relevancia en el sector del transporte pesado, mientras que en los turismos la tecnología dominante serán las baterías. Así, por el momento solo dos grandes grupos continúan apostando por el coche de hidrógeno: Toyota (en asociación con BMW) y Hyundai.

Lo cierto es que incluso Toyota, que durante años ha defendido esta solución (el Mirai es uno de los pocos automóviles con pila de combustible del mercado), es consciente de que continuará siendo una tecnología minoritaria dentro de una década. «En términos de vehículos de pasajeros, no creo que la pila de combustible suponga una oportunidad significativa, honestamente. Hablamos de unas pocas miles de unidades al año», declaró recientemente Matt Harrison, presidente y director ejecutivo de Toyota Motor Europe.

Aparentemente, Hyundai también está comenzando a alejarse de la pila de combustible: su marca premium, Genesis, ha congelado el desarrollo de su primer coche de hidrógeno debido a sus actuales limitaciones tecnológicas. El lanzamiento de este modelo estaba programado para el año 2025.

Este movimiento afectará a Hyundai en su conjunto

De acuerdo con la prensa surcoreana, este radical movimiento se debería a que, durante las pruebas con sus nuevas pilas de tercera generación, Hyundai no habría logrado obtener los resultados esperados (uno de sus principales avances respecto a la tecnología actual iba a ser una importante reducción de costes que finalmente no se habría logrado alcanzar).

Esta decisión no afectará únicamente a Genesis, pues el grupo Hyundai en su conjunto ha comenzado a redirigir recursos destinados al desarrollo de la pila de combustible a otras áreas. Es interesante recordar que, hace apenas unos días, la compañía anunció el cierre de su departamento de desarrollo de motores de combustión interna.

En la práctica esto significa que Hyundai se centrará en los coches eléctricos a baterías en los próximos años, siguiendo las tendencias del resto de la industria. Cabe preguntarse si el Nexo, el único coche con pila de combustible que actualmente comercializa la compañía, recibirá un sustituto una vez finalice su vida comercial.

Fuente | The Korean Car Blog

Compártelo: