Jon Rettinger se compra un Lucid Air al subirle un concesionario 50.000 dólares el precio de un Mercedes-Benz EQS

La limitación de suministros como microchips están impidiendo a los fabricantes sacar todos los coches que les piden sus clientes. Eso da lugar a situaciones rocambolescas, como esta que sigue. Mercedes-Benz ha perdido un cliente que tenía ya ganado al romperse el saco de la avaricia de un concesionario de Estados Unidos.

Jon Rettinger no nos sonará a todos por igual, pero considerando que fundó TechnoBuffalo y que tiene un canal de Youtube con «solo» 1,59 millones de suscriptores, podemos considerarle como mínimamente influyente. Pero volvamos al asunto. Tenía reservado y listo para recoger un Mercedes-Benz EQS 580 4MATIC, cuyo precio arranca en 119.110 dólares si no se meten extras.

El concesionario le avisó antes de la recogida de que tenía que pagar un sobreprecio de 50.000 dólares para llevarse el coche. Eso supone un 40% más, a cambio de… poder llevarse el coche nuevo, lo cual no es siempre un intangible a valorar por ese dinero. Rettinger declinó recoger el coche, considerando en buena lógica que el «descuento negativo» no era de su agrado.

Ya hemos visto que esto ha pasado más de una vez y con otras marcas, por ejemplo con el Mustang Mach-E, y como los concesionarios son los que tienen libertad para fijar sus precios -por debajo y por encima del precio recomendado, MSRP- los fabricantes no pueden hacer nada. Mercedes-Benz USA le reconoció que no estaba de acuerdo con la prima del concesionario, aunque el coche «lo merece». El avaricioso concesionario en cuestión no ha sido revelado al público.

Pero cuando alguien con mucho dinero se ve en una situación en la que no quiere tirarlo, se va a otro sitio. Rettinger ha compartido la foto de un Lucid Air, modelo que compite directamente con el buque insignia eléctrico alemán. En enero compartirá las impresiones de su nueva adquisición en su canal de Youtube.

Este episodio pone de relieve una vez más el creciente problema que hay en Estados Unidos con las primas que imponen los concesionarios, que a unos clientes les piden 1.000 dólares más, a otros les ven cara de boyantes y les piden 20.000, y otros directamente pretenden atracar a mano armada con un sobreprecio bestial incluso para ser un señor Mercedes-Benz. Y para Lucid Motors es una publicidad estupenda que no le ha costado ni un centavo.

Compártelo: