La energía solar más la eólica permiten al sur de Australia lograr un 135% de producción renovable

La tardía aunque decidida apuesta de Australia por las energías renovables y el respaldo por baterías, está produciendo sus primeros logros como el auténtico récord mundial de producción donde la energía eólica y solar ha logrado cubrir un 135% de la demanda energética del sur del país.

Los nuevos hitos logrados por la red australiana se vieron facilitados por las buenas condiciones solares y eólicas, pero también por la decisión del Operador del Mercado de Energía de Australia de reducir drásticamente la cantidad de generación de gas necesaria para garantizar que la red permanezca segura.

El pasado sábado la red logró acumular un 135% de producción, superando de largo la demanda de la red y provocando que las fuentes fósiles pasen a la irrelevancia. Además, durante dos días la eólica y la solar, apoyadas por los cada vez más abundantes parques de baterías, lograron que la producción media entre el sábado y el domingo llegase al 108%, y acumulando en 72 horas un 101%.

Como decimos, una de las grandes perjudicadas ha sido el gas, que ha quedado en un segundo plano en labores de regulación de la red para garantizar suficiente «generación síncrona» y aportando apenas 80 MW con solo dos plantas en funcionamiento, de las cuales una queda en stand by y no llega a entrar en funcionamiento salvo urgencia.

El resultado es que en los últimos días, el sur de Australia se ha convertido en la primera red a escala de gigavatios del mundo en estar en la práctica libre de generación por combustibles fósiles, al prescindir del carbón, y solo con una participación del 4,4% del gas.

Australia se fija lograr un precio ultra económico para la energía solar de sólo 9 euros el MWh

Los expertos del mercado creen que la cuota de los combustibles fósiles disminuirá aún más a medida que el operador del mercado se sienta cómodos con el uso de almacenamiento en baterías, que paulatinamente están desplazando al carbón, el gas, e incluso las hidroeléctricas como sistema de respaldo.

Unas baterías que parece han convencido a los operadores, y que están viviendo un desenfrenado despliegue en este mercado que avanza a grandes pasos y que quiere convertirse en una de las principales referencias mundiales en la transición hacia una forma de generación eléctrica más sostenible, y también en convertirse en un exportador neto de energía, ya sea por cables submarinos o mediante la producción a gran escala de hidrógeno verde.

Relacionadas | Gracias a la energía solar, Australia logra precios negativos en la electricidad durante cinco días

Compártelo: