Mazda afirma que los 200 kilómetros de autonomía del MX-30 no producen «range anxiety»

El Mazda MX-30 es un automóvil que no deja a nadie indiferente. Concebido como el primer coche eléctrico de producción a gran escala de la firma de Hiroshima, este SUV se caracterizará por su carrocería «coupé» dotada de dos pequeñas puertas traseras de apertura a contramarcha, por el uso de numerosos ornamentos de corcho en el habitáculo (un homenaje a los orígenes de la empresa) y por su baja autonomía.

Con una batería de 35,5 kWh de capacidad y un alcance máximo de 200 km WLTP (161 km EPA), el Mazda MX-30 es uno de los coches eléctricos de nueva generación de menor autonomía del mercado, situándose a la altura de urbanitas como el Renault Twingo E-TECH (190 km WLTP) y por debajo de otros como el Honda e (222 km WLTP) o el Dacia Spring (230 km WLTP).

En su momento, Mazda llegó a afirmar que esta autonomía era más que suficiente para cubrir los desplazamientos diarios de la mayor parte de sus clientes, justificando el empleo de una batería pequeña por su menor huella de carbono. Además, la compañía planea lanzar a corto plazo una versión híbrida enchufable para aquellos usuarios que busquen un vehículo con un alcance superior.

Aunque el MX-30 ha recibido numerosas críticas por ofrecer una autonomía muy inferior a la de otros SUV eléctricos de dimensiones similares, lo cierto es que Mazda continúa defendiendo su enfoque a pesar de que en regiones como Canadá o Estados Unidos su bajo alcance lo está condenando prácticamente al ostracismo.

El Mazda MX-30 está teniendo unas ventas discretas en Norteamérica

Sin ir más lejos, Mazda solo ha asignado 700 unidades del MX-30 a Columbia Británica y Quebec para todo el año 2022. Mark Peyman, jefe de estrategia de electrificación y productos de Mazda en Canadá, ha explicado en una reciente entrevista que en realidad se trata de un vehículo destinado a personas que ya tienen otro automóvil para viajes largos, por lo que su baja autonomía en realidad no produce «range anxiety» a los usuarios.

«Llegamos al mercado con un vehículo como el MX-30 que tiene una batería pequeña, una huella ambiental pequeña y aún satisface las necesidades de alcance de más del 80% de los consumidores que probablemente lo usarán. A través de nuestra investigación, hemos descubierto que muchas de estas personas tienen automóviles adicionales en sus hogares con un mayor alcance».

Por el momento no parece que Mazda esté preocupada por el futuro del MX-30, que es considerado por muchos como un simple vehículo de compromiso para cumplir con las regulaciones ambientales de algunos mercados. ¿Cambiará a corto plazo su enfoque respecto al coche eléctrico? Dado que uno de sus socios más estrechos, Toyota, ha decidido poner toda la carne en el asador para desplegar una completa gama de modelos cero emisiones en los próximos años, no sería de extrañar que Mazda siguiera sus pasos más adelante.

Fuente | Automotive News Canada

Compártelo: