Nissan actualizará su red de recarga en concesionarios con cargadores CCS y hasta 150 kW de potencia

Cuando se lanzó al mercado el Nissan Leaf, la marca japonesa tuvo la buena idea colocar cargadores rápidos en numerosos concesionarios para facilitar la movilidad eléctrica de sus clientes. Sus cargadores CHAdeMO, el estándar de facto de fabricantes japoneses, fueron parte del éxito comercial del Leaf, pero hay que irse actualizando.

La nueva generación de eléctricos Nissan, adelantada por el Ariya, implica una mejora de la red de cargadores, pues los 50 kW que suministran los cargadores actuales se quedan ya cortos para un coche que puede cargar casi al triple de potencia (130 kW). Por lo tanto, Nissan va a instalar 600 puntos de recarga en concesionarios de 18 países europeos.

El objetivo es que en 2024 el 70% de sus concesionarios y asociados dispongan cargadores CCS y CHAdeMO. Los socios para llevar a cabo la ampliación serán Allego y E.ON. El primero se encargará de Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Estonia, Finlandia, Francia, Holanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Noruega, Portugal, Suecia y Suiza. E.ON se encargará de Alemania y el Reino Unido.

Los cargadores CCS, que son los adoptados por el Ariya y vehículos de plataforma CMF-EV, también estarán abiertos a cualquier usuario de coches eléctricos, incluyendo la competencia de Nissan, aunque la recarga no será gratuita. La red CHAdeMO se mantiene por razones lógicas, es la red de recarga rápida para los Leaf y e-NV200, y estos cargadores serán necesarios durante bastante tiempo.

Los contratos con Allego y E.ON incluyen tanto la instalación como su mantenimiento -durante cinco años prorrogables- y operación habitual. Si bien la mayoría de los cargadores serán de 24 y 50 kW, también habrá cargadores de 150 kW para los Ariya y Townstar -basado en Kangoo-. Recientemente Nissan anunció una enorme inversión en electrificación, 18.000 millones de dólares. A futuro, como las demás, Nissan será una marca 100% electrificada en Europa.

Compártelo: