El precio de las baterías baja hasta los 132 dólares el kWh, pero podría frenarse su caída por el coste de los materiales

El coste de producción de las baterías de litio para el coche eléctrico se ha reducido hasta los 132 dólares por kWh, lo que representa una caída del 89% durante la última década. Los precios de las baterías llegaron a estar por encima de 1.200 dólares por kWh en 2010, cuando había muchos menos vehículos eléctricos en circulación por las carreteras del mundo. 

Los datos extraídos del último informe publicado por BloombergNEF demuestran la caída continua de los precios de las baterías durante una década. El análisis del medio estadounidense, se constata una reducción del 6% respecto a 2020.

El año pasado las baterías costaban una media de 140 dólares/kWh (124 euros/kWh), la media de 2021 se ha reducido a 132 dólares/kWh (116/kWh euros).

Para el mercado de los coches eléctricos, esta es una buena noticia. Pero hay un dato que debe tenerse en cuenta, puesto que las previsiones realizadas por Bloomberg en 2020 en referencia al descenso en 2021 se situaron en torno al 9%.

El alto coste de las baterías del coche eléctrico es una de las principales barreras de acceso a la movilidad cero emisiones, por el sobreprecio que tienen los automóviles de baterías respecto al resto de combustión interna equivalentes.

La batería de un coche eléctrico, por sí sola, agrega miles de euros al coste final

Por ejemplo, el Tesla Model 3 de 2021 utiliza una batería de 82 kWh. Con un coste estimado actual de 132 dólares por kWh, la fabricación de este elemento clave se eleva hasta los 10.824 dólares.

Evolución de los precios

Estos precios son promedio en múltiples usos finales de baterías, incluidos diferentes tipos de vehículos eléctricos, autobuses y proyectos de almacenamiento estacionario. A nivel de celdas de baterías, los precios promedio de BEV fueron de solo 97 dólares/kWh.

Esto indica que, en promedio, las celdas representan el 82% del precio total del paquete, según BloombergNEF. En los últimos dos años, la relación coste celda-paquete ha divergido de la división tradicional de 70:30, como resultado de cambios en el diseño del paquete de celdas.

A nivel regional, los precios de las baterías eran más baratos en China, a 111 dólares/kWh. Los pack de baterías en los Estados Unidos de América y Europa cuestan un 40% y un 60% más, respectivamente. Esto refleja la relativa inmadurez de estos mercados, la diversa gama de aplicaciones y, para el extremo superior de la gama, pedidos de bajo volumen y a medida.

Mal año para las baterías en 2022

Para el próximo año, los precios más altos de las materias primas significan que, a corto plazo, el coste medio de las baterías podrían aumentar a 135 dólares/kWh, en términos nominales, según el estudio de BloombergNEF.

A falta de otras mejoras que puedan mitigar este impacto, esto podría significar que el punto en el que los precios caen por debajo de los 100 dólares/kWh podría retrasarse dos años.

Esto afectaría a los precios de acceso del coche eléctrico y también a los márgenes de los fabricantes, algo que también podría contagiar al negocio, en plena expansión, de los proyectos de almacenamiento de energía.

Con estos datos en la mano, se puede pronosticar una realidad en la que los precios no necesariamente estén destinados a bajar año tras año. De todos modos, la tendencia a la baja del mediano y el largo plazo hace pensar que en 2030, el coste se reducirán a la mitad en comparación con las cifras actuales, según los expertos.

Relacionadas | Esta empresa israelí es la primera del mundo capaz de producir en masa las baterías 4680

Compártelo: