Renault se estrella en Euro NCAP, sus eléctricos Dacia Spring Electric y ZOE suspenden

Durante los últimos 20 años, Renault fue considerada una de las marcas más punteras en seguridad activa y pasiva con sus modelos con cinco estrellas Euro NCAP, siendo el Laguna de segunda generación el primero. Pero esa percepción se ha ido al traste con dos resultados calamitosos que son dignos de marcas chinas del montoncillo: 1 estrella Euro NCAP para el Spring Electric y 0 estrellas para el ZOE.

Estos resultados llaman muchísimo la atención entre los últimos resultados publicados. Obtuvieron 5 estrellas BMW iX, Genesis G70 y GV70, Mercedes-Benz EQS, Nissan Qashqai, Skoda Fabia y Volkswagen Caddy. En el club de las 4 estrellas han entrado otros dos eléctricos, Fiat 500e y MG Marvel R. Entonces, ¿qué le ha pasado a Renault? ¿Por qué semejante ridículo?

Por un lado, tenemos al Renault ZOE, un modelo muy actualizado pero basado en un lanzamiento de 2013. Las mejoras del modelo de 2020 no afectaron a la seguridad de forma positiva, no hay tecnologías añadidas. No solo eso, ha perdido el airbag lateral de asiento, que protegía cabeza y torax. Sus puntuaciones son tan bajas que ha obtenido un suspenso limpio. Previamente, el ZOE fue un modelo cinco estrellas. Al Fiat Punto le pasó lo mismo.

Por otro lado, el Dacia Spring Electric. La marca de origen rumano en su momento se marcó el objetivo de lograr 3 estrellas como mínimo, antes de que cambiasen los criterios de puntuación. Actualmente dos de sus últimos lanzamientos se conforman con 2 estrellas, y me refiero a Dacia Logan y Sandero Stepway (homologable a Sandero). El Dacia Spring Electric es en realidad un coche chino.

El utilitario es originario de China, donde se fabrica, similar al Renault City K-ZE, basado a su vez en el Renault Kwid para mercados emergentes como el indio o el brasileño. El Kwid en su momento fue criticado por su seguridad, 3 estrellas de protección Latin NCAP con airbags (2017), y menos mal que no fue probado sin airbags, motivo por el cual Latin NCAP repartió muchos suspensos. Global NCAP sí lo hizo, y le puso 0 estrellas.

El Dacia Spring Electric tiene un rendimiento mediocre. La protección de adultos es del 49%, la protección infantil del 56%, la de peatones un 39%, y las tecnologías de seguridad le aportan un 32%. En consecuencia, solo obtiene una estrella. No es un problema de que sea un coche eléctrico, ese debate está superado, es que Renault partió de un coche diseñado para países en vías de desarrollo donde -digámoslo suave- la superviviencia de los clientes en accidentes de circulación no es una prioridad.

Pero llama poderosamente la atención que el Spring Electric, siendo peor coche desde cualquier punto de vista calificable, le haya superado en la puntuación desglosada también. El ZOE tiene una protección para adultos del 43%, la infantil se queda en el 52%, la de peatones casi empata con un 41%, y en tecnologías de seguridad un humillante 14%.

Sin embargo, tampoco hay que asumir como consecuencia rápida que el Dacia Spring Electric sea más seguro que el ZOE. Hay que indagar un poco. Por ejemplo, en la protección frente a impacto frontal, el ZOE obtiene 9,3/16 puntos, frente a 6,1/16 del Spring Electric. Contra barrera lateral móvil el ZOE protege bien, pero contra barrera lateral fija la cabeza sufre demasiado -ahí le gana el Spring Electric- por la supresión del airbag. En líneas generales, la estructura del ZOE protege mejor, pero eso no lo es todo.

Resumiendo, dependiendo mucho del tipo de siniestro vial, el ZOE sigue siendo más seguro que el Spring Electric, o un poco peor. En cualquier caso, resulta muy criticable que Renault haya obtenido suspensos con la experiencia que han acumulado en 20 años de ser un referente en Euro NCAP, aunque esto no tendrá necesariamente un impacto negativo en sus ventas ni en su papel de fabricante de coches eléctricos de precio razonable.

Compártelo: