Un estudio indica que las reservas de cobalto para las baterías de los coches eléctricos durarán 11 años

De acuerdo con un estudio realizado por el Institut der Deutschen Wirtschaft («IW», Instituto de Economía Alemán), el suministro de algunas materias primas clave para las baterías de los coches eléctricos como el litio, el cobalto o el grafito podría peligrar en los próximos años, algo que dificultaría la expansión de la movilidad cero emisiones.

En total, el informe analiza los cuellos de botella que afectarán a medio plazo a veinte materias primas de gran importancia para la industria; por ejemplo, los posibles problemas en el suministro de platino, iridio y níquel podrían frenar la producción del hidrógeno, que es considerado vital para lograr una transición energética completa en Europa.

De acuerdo con los cálculos realizados por el Institut der Deutschen Wirtschaft, las actuales reservas de cobalto solo serán suficientes para asegurar el suministro durante once años (se estima que, para poder fabricar 36 millones de automóviles eléctricos en el año 2030, serán necesarios alrededor de 1.300 GWh de baterías).

Esto no significa que deba cundir el pánico: Karl Lichtblau, director gerente de IW Consult, explica que actualmente se están realizando importantes avances en el desarrollo de baterías libres de cobalto. Por un lado, la química LFP (litio-ferrofosfato) cada vez tiene una mayor aceptación entre los fabricantes; por otro, las celdas NCM (níquel, cobalto, manganeso) están viendo reducido su porcentaje de cobalto drásticamente en sus últimas evoluciones (NCM 712, NCM 811, NCM 9.5.5).

Las baterías libres de cobalto como las LFP están en pleno apogeo

Otro punto importante para paliar este problema será la economía circular, pues el reciclado de baterías y la recuperación de sus baterías primas permitirá reducir la dependencia de un suministro inestable. Esta estrategia es defendida por Bertram Brossardt, gerente general de la Asociación de Economía de Baviera, la entidad que encargó el estudio.

Brossardt cree que establecer un suministro de materias primas seguro y asequible debería ser prioritario tanto para las autoridades como para las empresas alemanas. «No se puede satisfacer la demanda, aunque los libros de pedidos están llenos», ha alertado el ejecutivo, señalando el actual problema de abastecimiento al que se enfrenta la industria.

Así, la Asociación de Economía de Baviera ha pedido que la política exterior alemana promueva los acuerdos de suministro con otros países, pues muchos minerales de gran importancia estratégica se encuentran concentrados en unas pocas regiones fuera de Europa. Además, tampoco se puede perder de vista que China y otros mercados emergentes también necesitarán una enorme cantidad de materias primas en los próximos años, lo que supondrá un aumento de la demanda y con ello de la competencia.

Fuente | Süddeutsche Zeitung

Relacionadas | Un fabricante norteamericano firma la compra de 200 GWh de baterías LFP a Gotion, ¿será Tesla?

Compártelo: