Rivian Automotive tiene interés en VDL Nedcar de Holanda, otra fábrica ex Mitsubishi

Actualmente, la producción de Rivian Autotive se lleva a cabo en Normal (Illinois, EEUU), fábrica levantada en los años 80 para dar cabina a la joint-venture entre Mitsubishi y Chrysler, Diamond-Star Motors o DSM; de allí salieron los famosos Mitsubishi Eclipse y sus primos Chrysler. Ahora mismo fabrica la furgoneta para Amazon, de la que hay 100.000 pedidos, y el primer pick-up eléctrico americano en masa, el Rivian R1T.

Ya sabíamos que Rivian tenía planes de dar el salto al continente europeo y fabricar localmente, más que seguramente modelos de menor tamaño a R1T y R1S, ya que su tallaje es demasiado americano –full-size– para las carreteras y calles del Viejo Continente. De hecho, hay registradas varias denominaciones de tamaño inferior, R2S, R2T, R3S, R3T… Uno de los posible sitios sería el Reino Unido.

Pero la prensa neerlandesa apunta a otra posibilidad, la factoría VDL Nedcar en Born (Holanda), que actualmente fabrica por contraro varios modelos MINI y el BMW X1 para BMW Group. A partir de 2023 los alemanes se llevan esos modelos a otro sitio, así que la fábrica, con 240.000 vehículos de capacidad anual, se quedaría sin trabajo a largo plazo. Así que hay dos posibilidades, o Rivian subcontrata producción allí, o directamente se la queda.

A principios de este mes la fábrica de Normal recibió una visita de una delegación de VDL Group, entre la que había varios ingenieros. El saber hacer de la fábrica holandesa es extenso, ya que empezó a fabricar en los años 60 vehículos para DAF, posteriormente para Volvo, y desde 2004 a 2012 para Mitsubishi. La primera generación del smart forfour y el Mitsubishi Colt salieron de sus líneas. Cuando Mitsubishi hizo las maletas, VDL se quedó la fábrica -anteriormente fue conocida como NEDCAR a secas-, y acabó subcontratando producción a BMW Group.

Aunque tanto Rivian Automotive como VDL Group no han reconocido esto públicamente, al ministro holandés de Asuntos Económicos y Clima confirmó que las dos partes están negociando. Pero hay otro actor en discordia, la start-up estadounidense Canoo, que dijo en junio que en 2022 empezarían a producir en VDL Nedcar las 1.000 primeras unidades de Canoo Lifestyle Vehicle, ya a finales del año. Esto sería temporal, mientras la fábrica de Pryor (Oklahoma, EEUU) no esté lista.

El gobierno holandés aportará 47 millones de euros al sector automotriz nacional para electrificarse y avanzar en tecnología de hidrógeno, de lo que Rivian podría beneficiarse indirectamente

¿Podría VDL Group acoger la producción de ambos modelos? Técnicamente debería ser posible, pero si Rivian Automotive se queda la fábrica, la cosa se complica un poco, a menos que cuando Rivian empiece a producir allí, Canoo ya no necesite esas instalaciones. Ahora mismo Rivian cuenta con el aval de los mercados, estando ultrasobrevalorada, con una capitalización de más de 100.000 millones de dólares.

¿Y el Reino Unido?

Según Sky News, el premier británico Boris Johnson busca crear a Rivian Automotive un traje a medida para que se vea seducido para producir en su país, una vez consumado el «Brexit». Johnson ofrece a Rivian los terrenos de una vieja fábrica de munición de guerra cerca de Bristol, no una fábrica con décadas de experiencia en fabricación de automóviles que ya existe.

Desde la consumación del «Brexit», los gobernantes británicos tienen que mimar más a los fabricantes que siguen allí -Honda ya se ha largado- para lidiar con las complicaciones derivadas de abandonar la Unión Europea, como los trámites aduaneros que entorpecen la cadena logística, o que ya no hay un trasiego libre de personas de un lado a otro del Canal de La Mancha.

Para seducir a Rivian Automotive, el 10th de Downing Street utilizaría unos poderes especiales para agilizar todo el proceso burocrático, conceder subvenciones o promesas de ahorro en impuestos, etc. Toda la industria británica del motor, al menos la que produce masivamente, está en manos de fabricantes extranjeros, ya que desde la era Thatcher se produjo la gran extinción de la industria británica del motor.

Compártelo: