Primeras pruebas del sistema de transmisión de energía solar desde el espacio

A principios de este año el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea de Estados Unidos presentó un proyecto digno de una película de Hollywood. Se trata de instalar paneles solares en una nave, para enviar energía a otros vehículos espaciales. Pero ahora incluso se plantean la posibilidad de aprovechar esta fuente renovable para enviarla a la tierra por radiofrecuencia.

Los beneficios de captar el sol desde el espacio son varios. Por un lado evitamos los obstáculos como las nubes, que pueden reducir a su mínima parte la radiación solar. Además estos paneles pueden pivotar para tener siempre la mejor orientación hacia el sol que maximice su eficiencia, y de esa forma pueda aprovechar al máximo las horas de sol en cada región. Además, la luz del sol es más potente fuera de la atmósfera de la Tierra, por lo que se lograría captar más energía.

Esto que suena a ciencia ficción, ya está siendo probado en los laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. En este primer test se utilizó una «baldosa sándwich» para convertir con éxito la energía solar en radiofrecuencia.

La placa en forma de sandwich consta de dos capas. La primera capa es un panel de celdas fotovoltaicas  de alta eficiencia que recogen la energía solar y proporcionan energía a la segunda capa. La segunda capa está llena de componentes que permiten la conversión y formación de haces de energía solar a radiofrecuencia.

Según Jay Patel, vicepresidente de la unidad de negocios de programas de detección remota de Northrop Grumman:

“La conversión exitosa de la luz solar en energía de radiofrecuencia en una arquitectura ligera y escalable es un paso adelante significativo en la entrega de los componentes básicos de la tecnología para lograr completar misiones como la Arachne, que busca recargar naves fuera de la atmósfera”

La demostración en el laboratorio utilizó un simulador solar para iluminar el lado fotovoltaico de la loseta y comenzar el proceso de conversión de solar a radiofrecuencia, que logró por primera vez mostrar un pico de energía que había logrado una conversión exitosa.

Ahora el equipo tendrá como reto el continuar con el desarrollo de la tecnología que tiene como objetivo estar lista para su primera misión en una nave en el año 2025. Fecha en la que la Arachne se convertirá en la primera en recibir una recarga con energía solar fuera de la tierra, y que sentará las bases para poder extender esta tecnología con un incalculable potencial de futuro.

Fuente | Afresearchlab

Compártelo: