Alemania ya tiene 1.5 GW de potencia instalada en la red de carga del coche eléctrico

Con una red de carga cada día más extensa, Alemania cuenta en la actualidad con 50.901 puntos de recarga para el coche eléctrico, según la Agencia Federal de Redes (BNetzA). Esto supone que con el arranque del año 2022 la potencia instalada para alimentar las baterías de los vehículos cero emisiones es de 1.5 GW.

Los más de 11 mil puntos de carga alemanes a 1 de diciembre de 2021 supone un incremento de11.600 unidades respecto al mismo periodo de 2020 (equivalente a todos los existentes en España). Si estas cifras son admirables, lo más importante es la calidad de estos cargadores que en el caso alemán marca la diferencia, respecto a otras naciones.

Respecto a los puntos de recarga más potentes, aquellos de 150 kW en 2021 son más del doble respecto a 2020. La cifra final del pasado año marca un total de 2.936, en comparación con los 1.385 de 2020.

Actualmente en España hay instalados unos 11.500 puntos de recarga públicos, menos de la mitad que Italia que cuenta con 26.024. Una cifra que desde la patronal del automóvil Anfac y Faconauto han pedido al Gobierno que lleguen a las 70.000 estaciones en 2023 y a las 100.000 en 2025.

Renovación de los incentivos

National flag of Germany

El nuevo gobierno alemán acaba de reeditar los incentivos para la adquisición del coche eléctrico, aprovechando que el país ha marcado récords históricos en matriculaciones de automóviles cero emisiones el pasado año.

El gobierno liderado por Olaf Scholz, que sucede a Angela Merkel, de la mano del nuevo ministro de Economía y Medio Ambiente: Robert Habeck, han acordado renovar las ayudas a la compra del coche eléctrico.

Las bonificaciones se mantienen intactas respecto a las aplicadas en 2021. El incentivo llega hasta los 9.000 euros para los coches 100% eléctricos y 6.750 euros para los híbridos enchufables, que tanto están impulsando los fabricantes germanos.

Ante estas importantes ayudas, más elevadas que las operadas por las Comunidades Autónomas en España, las asociaciones de consumidores germanas aúno están satisfechas, y piden que los incentivos se dediquen a la compra de los vehículos de menos de 40.000 euros.

Pero las empresas frenan la expansión

Para fomentar la movilidad cero esmisiones, la nueva coalición del «semáforo» al mando del gobierno federal alemán quiere crear una red de un millón de estaciones de carga para coches eléctricos para 2030. Pero ahora, el lobby energético se opone, considera que muchas estaciones ni siquiera son necesarias, como ha avanzado ayer FCE.

Con un objetivo en mente el nuevo gobierno germano se ha fijado la cifra de 14 millones de los coches vendidos en Alemania deberán ser coches eléctricos en los próximos 8 años. Para facilitar este cambio también debería haber un millón de puntos de carga accesibles al público, principalmente estaciones de carga rápida.

La Asociación Federal de Gestión de la Energía y el Agua (BDEW) se opone a un objetivo fijo de expandir la red de estaciones de carga para coches eléctricos. Según este grupo, «existe el riesgo de que generemos un exceso de oferta y que muchas estaciones de carga simplemente no se utilicen», afirmó Kerstin Andreae, directora de BDEW.

Compártelo: