Baleària anuncia en FITUR su próximo ferry diésel-eléctrico para 2023

La conocida empresa de transporte marítimo ha presentado en la feria de turismo FITUR el proyecto de su primer ferry diesel-eléctrico para la ruta Ibiza-Formentera. Estará operativo en verano de 2023, actualmente se está construyendo en los astilleros Armón de Vigo. Baleària asegura que será de cero emisiones «en las entradas, salidas y estancias en las dársenas de Ibiza y Formentera».

No han dado muchos datos, simplemente han indicado que las baterías se van a recargar durante la travesía, esto es, quemando combustibles fósiles. No obstante, reducirá la contaminación local cerca de las islas, que es lo que más importa. El ferry tendrá capacidad para 350 pasajeros y 14 camiones en bodega, realizando el trayecto en aproximadamente una hora entre las Pitiusas. Según Baleària, reducirá las emisiones de CO2 en un 80% respecto a barcos convencionales en la misma ruta.

El barco también servirá como banco de pruebas flotante de hidrógeno verde, con la instalación de una pila de combustible de 100 kW de potencia. No es suficiente para mover el barco -son 136 CV-, pero podría alimentar el sistema eléctrico a bordo y reducir la carga sobre los motores.

«Nuestro objetivo es usar este barco como laboratorio de pruebas a pequeña escala para aprender sobre este combustible y aplicar estos conocimientos en el largo plazo, cuando se prevé que esté disponible un sistema de almacenaje más maduro y estable que el actual hidrógeno comprimido.»

Adolfo Utor, presidente de Baleària

La tecnología actual no permite que un barco de este tipo haga el trayecto entre las islas sin recurrir a combustibles fósiles, al menos no a un precio razonable. El comunicado no indica que las baterías puedan recargarse en puerto. De momento será el barco más sostenible de Baleària, con 83 metros de eslota, 15 metros de manga y una velocidad de 12,5 nudos.

La naviera participa también en el proyecto europeo Green Hysland, cuyo objetivo es convertir Mallorca en el primer hub de hidrógeno verde del suroeste de Europa. Para ello habrá instalaciones de producción de hidrógeno mediante energía fotovoltaica en Lloseta, una hidrolinera para autobuses y vehículos ligeros, punto de respostaje para el Puerto de Palma, inyección de H2 en la red local de gas natural, etc.

Respecto a los 350 pasajeros que podrá albergar a bordo, el diseño favorece el confort durante esa hora con distintos niveles de terraza, zonas chill-out, bar amenizado por DJ, zona de duchas, etc. Para agilizar las operaciones de carga y descarga del buque, los camiones podrán entrar y salir tanto por popa como por proa, es decir, un ferry double ended.

Compártelo: