BMW cree que todavía es demasiado pronto para producir sus propias baterías

BMW por el momento no tiene intención de fabricar sus propias baterías. Esta estrategia contrasta con la seguida por compatriotas como Mercedes-Benz o el Grupo Volkswagen, que en los últimos tiempos han anunciado sus planes para introducirse en este sector con el objetivo de tener un mayor control sobre uno de los componentes clave de sus automóviles eléctricos.

De acuerdo con los responsables de la firma bávara, «todavía es demasiado pronto» para invertir en la producción interna de celdas de batería. Aparentemente, la compañía quiere esperar a que la tecnología se desarrolle más antes de dar el paso, probablemente para evitar gastar en químicas y soluciones técnicas con fecha de caducidad.

A día de hoy, el grupo BMW cuenta con diversos proveedores de baterías del primer nivel, incluyendo CATL y Samsung SDI. Además, la empresa también tiene acuerdos con la sueca Northvolt, que comenzará a producir celdas «premium» en suelo europeo a corto plazo.

Si bien BMW sí que está involucrada en el desarrollo de las celdas que emplean sus vehículos, la producción por el momento está completamente externalizada, pues se limita a ensamblar módulos y packs. Con todo, sí que se encuentra trabajando en varios proyectos relacionados con el reciclaje de baterías.

BMW quiere duplicar sus ventas de coches eléctricos

«Hemos asegurado muy bien nuestras necesidades para los próximos años con los socios que tenemos. Todavía no estamos en el punto en el que podamos decir qué tecnología nos acompañará durante los próximos 10 a 15 años. Por eso es importante invertir una gran cantidad de recursos con socios de todo el mundo en el desarrollo de celdas de batería», explica Nicolas Peter, director financiero de BMW.

Peter también ha querido señalar que, hace dos o tres años, la empresa no esperaba que la transición a la movilidad cero emisiones fuera a ocurrir tan rápido. BMW espera que durante el año 2022 sus ventas de vehículos eléctricos se dupliquen, lo que debería permitirle superar la barrera de las 200.000 unidades (en 2021 despachó 103.855 eléctricos puros).

Actualmente, la gama eléctrica de BMW está compuesta por el veterano i3 y los nuevos iX3, i4 e iX, a los que habría que sumar el MINI Cooper SE. Este mismo año se espera que se añadan a la alineación los iX1 e i7, mientras que en 2023 llegarán el i5 y la nueva generación del MINI Hatch, el cual contará con versiones 100% eléctricas.

Fuente | Reuters

Compártelo: