Carlos Tavares, CEO de Stellantis, afirma que los planes de electrificación de la Unión Europea ponen en riesgo a la industria

Carlos Tavares, director ejecutivo del grupo Stellantis, ha advertido en una reciente entrevista de que los planes de la Unión Europea para eliminar de forma gradual los automóviles con motor de combustión interna (cuya venta se prohibirá de facto en 2035) son «una elección política» que podría acarrear riesgos sociales… y ambientales.

«Lo que está claro es que la electrificación es una tecnología elegida por los políticos, no por la industria. Dado el actual mix energético europeo, un coche eléctrico necesita recorrer 70.000 kilómetros para compensar la huella de carbono de la fabricación de la batería y empezar a alcanzar a un mild-hybrid, que cuesta la mitad».

Según el ejecutivo, este bruco cambio a la movilidad eléctrica en menos de quince años podría suponer un problema para la industria, que tendrá que adaptar sus plantas y sus cadenas de suministro en un tiempo récord para lograr cumplir con los estrictos objetivos de emisiones establecidos por las autoridades europeas.

En paralelo, Tavares ha aprovechado la ocasión para matizar su promesa de no cerrar ninguna fábrica europea en los próximos años. Si hace unos días afirmaba que España corría el riesgo de quedarse descolgada respecto a países como Alemania o Francia debido a la menor penetración del coche eléctrico en nuestro mercado, ahora ha señalado su preocupación por la baja competitividad de las plantas italianas.

Stellantis invertirá 30.000 millones de euros en electrificación hasta 2025

«Generalmente mantengo las promesas que hago, pero también debemos seguir siendo competitivos». De acuerdo con Tavares, los costes de producción en Italia son muy superiores (en ocasiones el doble) a los de otras fábricas europeas debido principalmente al precio de la energía, que define textualmente como «exorbitado».

A pesar de las reticencias de Tavares, lo cierto es que Stellantis cuenta actualmente con unos ambiciosos planes de electrificación que conllevarán unas inversiones de 30.000 millones de euros hasta el año 2025. La ofensiva del grupo se articulará en torno a cuatro plataformas electrificadas: STLA Small (2026), STLA Medium (2023), STLA Large (2023) y STLA Frame (2024).

Aunque varias firmas del conglomerado ya han confirmado la fecha en la que comenzarán a abandonar los motores térmicos (Abarth y DS en 2024, Lancia en 2026, Alfa Romeo en 2027, Opel en 2028, FIAT en 2030…), el próximo 1 de marzo estos objetivos se concretarán con la presentación de un nuevo plan estratégico a largo plazo.

Fuente | Automotive News Europe

Compártelo: