China cerrará el grifo de las ayudas a coches eléctricos e híbridos enchufables este año

El principal mercado de automóviles del mundo es China, tanto en términos absolutos como considerando los vehículos de nuevas energías (NEV). En esta categoría los chinos meten a los híbridos enchufables, los eléctricos puros y los pocos modelos de pila de combustible de hidrógeno.

Además de haber obligado a los fabricantes de volumen a tener un mínimo de ventas de coches de este tipo, los consumidores chinos han tenido acceso a ayudas del Estado para comprar estos vehículos. China sigue teniendo un problema bestial de contaminación por un número elevado de vehículos térmicos con estándares medioambientales obsoletos.

Pero esa política de ayudas va a terminarse, supone un gasto nada desdeñable de recursos públicos. En 2020 las ayudas se recortaron un 10%, en 2021 un 20%, este año un 30%, y ya el año que viene no habrá ayudas. También habrá menos ayudas para los vehículos de transporte público, un 20% menos que en 2020.

La supresión de las ayudas puede suponer un retroceso puntual en las ventas de vehículos de energías alternativas, pero en todo caso será un efecto a corto plazo. Ya se ha establecido un ecosistema suficiente de servicios, hasta intercambio de baterías para los NIO, como para que el mercado vaya solo.

Los gestores de China aspiran al 20% de cuota de vehículos alternativos para el año 2025. Ese objetivo puede sobrepasarse con cierta facilidad. Solo en 2021 los datos provisionales de la CAAM -equivalente a la ANFAC española- apuntan a un crecimiento del mercado alternativo del 47% y un volumen de 5 millones de unidades.

Algunos fabricantes, como parte de su política comercial, podrían dar descuentos equivalentes a las ayudas para amortiguar la diferencia con/sin ayudas, aunque esto dependerá mucho de la situación de cada uno. Seguramente haya un fin de año caliente de ventas en China ante la traca final de las subvenciones.

Compártelo: