Conectar las estaciones de carga de camiones a la red eléctrica es técnica y económicamente viable

Los fabricantes de camiones comienzan a tomarse la tecnología eléctrica cada vez más en serio a medida que la transición hacia un transporte más sostenible se hace cada vez más necesario.

La industria está girando hacia camiones 100% eléctricos para un segmento global, alejándose de las pequeñas producciones y pensando el gran mercado. Para conseguir esto, es necesario implementar una red de puntos de recarga públicos de alta potencia y durante la noche en toda Europa a más tardar en 2025.

El ente independiente Transport & Environment (T&E) ha encargado recientemente a RE-xpertise y ef.Ruhr un informe de viabilidad tecnoeconómica de las estaciones de carga para camiones de larga distancia y su conexión a la red eléctrica.

El estudio técnico que se ha hecho público ahora, evalúa las posibles configuraciones de carga y conexión a la red para tres escenarios: una estación de autopista de alto y poco tráfico, así como un centro logístico.

Los hallazgos de este estudio ponen de manifiesto que la carga de camiones eléctricos de alta potencia es técnica y económicamente viable y no plantearía ningún desafío fundamental con respecto a la conexión a la red.

Dependiendo del escenario, la conexión a la red representará solo el 10% de los costes totales de infraestructura. El restante 90% se destina a la inversión de capital y la operación del equipo de la estación.

En los escenarios planteados en el informe, la equivalencia a una conexión a la red costaría entre 0,2 – 0,9 céntimos de euro por kWh de electricidad cargada.

Puesto que la industria tiene 2024 como fecha de partida de la apuesta por el transporte de larga distancia eléctrico, resulta imprescindible que se instale una red inicial de estaciones de carga de alta potencia en 2025 como muy tarde. En línea con la propuesta del Reglamento de Infraestructura de Combustibles Alternativos (AFIR).

Desde T&E indican que como parte de AFIR, los llamados Marcos de Política Nacional se debe exigir a «los Estados miembros que se aseguren de que la obtención del permiso final y la autorización de construcción para una estación de carga de acceso público, no tarden más de seis meses a partir de la fecha de la solicitud inicial de permiso por parte de la empresa«.

Como consecuencia del largo periodo de tiempo necesario para el desarrollo, los operadores de redes de transmisión y distribución deben incorporar la infraestructura de carga de camiones al principio de su planificación de extensión de la red.

Por su parte, las autoridades públicas deben coordinar el despliegue de la infraestructura de tarificación para garantizar que se despliegue de manera eficiente e integrada.

A imagen de lo que se está haciendo en Alemania y en colaboración con los operadores de redes, las autoridades públicas deben realizar un estudio y marcar en el mapa las ubicaciones apropiadas para el desarrollo del cada estación, verificando que la red eléctrica posee una capacidad suficiente, para poner posteriormente esta información a disposición del público.

Pulse aquí para descargar el estudio completo.

Compártelo: