Deutsche Post vende el fabricante de furgonetas eléctricas StreetScooter a Odin Automotive

Corría el año 2014 cuando el gigante Deutsche Post adquirió StreetScooter, un fabricante de furgonetas eléctricas creado en 2010 por la Universidad de Aachen. El objetivo de la compañía era fabricar vehículos industriales eléctricos de corte asequible, algo que encajaba con los deseos de Deutsche Post de contar con su propia flota de furgonetas de reparto cero emisiones ante la negativa de Daimler (Mercedes-Benz) y el Grupo Volkswagen de producir un modelo que se adaptara a sus necesidades.

Hasta el momento, StreetScooter ha ensamblado más de 15.000 unidades de sus diferentes modelos (Work, Work L y Work XL, este último desarrollado en colaboración con Ford a partir de la popular furgoneta Transit), que se caracterizan por tener un enfoque bastante minimalista, priorizando ante todo la funcionalidad.

Sin embargo, Deutsche Post lleva ya un tiempo tratando de deshacerse de StreetScooter, que en los últimos años ha acumulado unas pérdidas millonarias. Entre los potenciales socios industriales y/o compradores que llegó a tantear la empresa de logística podríamos destacar a la firma china Chery, a la startup alemana e.GO y a la propia Ford.

Sin embargo, finalmente StreetScooter ha sido vendida al consorcio Odin Automotive, que también se ha hecho con los derechos de propiedad intelectual y el know-how necesarios para la producción de los vehículos de la serie Work (entendemos que esto solo incluye los modelos Work y Work L, pues el Work XL se basa en una furgoneta de otra compañía).

Odin Automotive quiere expandir la oferta de StreetScooter

A pesar de todo, Deutsche Post no se ha desvinculado por completo de StreetScooter, pues retendrá un 10% de las acciones del fabricante, que actualmente cuenta con una planta en Alemania con una capacidad de hasta 30.000 vehículos al año. Parte del acuerdo con Odin Automotive incluye un pedido mínimo de 3.500 furgonetas eléctricas para Swiss Post.

Odin Automotive, liderada por Stefan Krause (antiguo director financiero de BMW y Deutsche Bank y fundador de la startup Canoo), quiere expandir la oferta de StreetScooter, así como llegar a otros mercados (más países de Europa, Estados Unidos, Asia…). El consorcio tiene el respaldo de inversores como Sparta Capital Management, así como de un fabricante de automóviles chino desconocido.

«La adquisición de StreetScooter es un hito importante para nosotros. No solo estamos asumiendo el control de un fabricante establecido en el campo de los vehículos eléctricos, sino que también estamos ganando más de una década de experiencia en la gestión de flotas eléctricas, especialmente en el segmento de vehículos comerciales ligeros. Esta adquisición nos da una gran ventaja sobre el resto de la industria en nuestra misión de ofrecer una solución de electrificación holística probada para flotas».

Fuente | ecomento

Compártelo: