Dongfeng entrega los primeros coches eléctricos con baterías de electrolito sólido

Los chinos han dado un paso adelante en la carrera hacia las baterías de electrolido sólido. Mientras varios fabricantes las tienen todavía en fase experimental, Dongfeng ya ha preparado una primera flota de 50 coches que pondrán a prueba el concepto en condiciones de uso real. Van a utilizarse como vehículos de alquiler con conductor (VTC) en cuatro provincias chinas: Jiangxi, Guangdong, Zhejiang y Jiangsu.

Estos coches son desconocidos en el mercado europeo, son Dongfeng Fengshen/Aeolus E70, lanzados al mercado en 2017 y basados a su vez en el modelo E60 de combustión interna. Tienen parte de ingenería de PSA (hoy día Stellantis), ya que Dongfeng es accionista desde 2012, tienen una joint-venture china en Wuhan, y en varias piezas del interior la percepción es la de estar dentro de un Peugeot.

Están equipados con baterías de estado sólido con posibilidad de intercambio en una estación robotizada en 3 minutos. Estas baterías son de segunda generación y forman parte de un acuerdo entre Dongfeng Motor Corporation y Ganfeng Lithium Battery, iniciado en 2019. La primera generación estuvo operacional en junio de 2020. Un año después las dos empresas decidieron ir más allá en su colaboración, y aquí tenemos el resultado tras muchas pruebas internas y de laboratorio.

La entrega de los vehículos se hizo la semana pasada en Xinyu, provincia de Jiangxi

Estas baterías de estado sólido tienen la ventaja de ser mucho más estables, más seguras (incluso con ruptura mecánica de las mismas), con una elevada densidad energética o con una vida prevista muy larga. La parte de la ecuación que no se ha optimizado es la de densidad de potencia, pero estos coches tienen un motor eléctrico de 125 CV y no hace falta más.

La autonomía con estas baterías es de 351 kilómetros, curiosamente por debajo de lo que dice el fabricante con baterías de electrolito líquido LFP de 50,3 kWh (más de 400 km) o con NMC de 53 a 61,1 kWh (más de 420-500 kilómetros). La aceleración de 0 a 50 km/h es de 4,3 segundos, una décima por debajo de lo que vemos en la ficha técnica del E70 «convencional», así que debe haber alguna reducción de peso.

La prueba de esta pequeña flota es el paso previo a la industrialización y comercialización de coches con baterías de estado sólido en China (y en el mundo). Además, Dongfeng también se ha animado con la tecnología de intercambio de baterías, habiendo abierto la primera estación de este tipo en la ciudad de Hengyang, provincia de Hunan (a priori, no relacionada con esta experiencia piloto).

Compártelo: