El BMW i3 se dejará de fabricar este verano

La decisión ya está tomada. Pese a un final exitoso de su segunda mitad de ciclo de vida, el fabricante necesita hacer sitio en la fábrica de Leipzig para fabricar otros modelos. Así, este año será el último que se pueda comprar un BMW i3 nuevo, después de 9 años y más de 200.000 unidades fabricadas -tal vez llegue a las 250.000-.

Según el portavoz de BMW en el Reino Unido en palabras a Autocar: «los clientes de hoy que quieran un coche eléctrico perfectamente adaptado a la ciudad o un compacto, pero también un vehículo espacioso para un estilo de vida activo, estarán perfectamente servidos con el MINI Electric o el próximo BMW iX1. Estos coches atraerán a todavía más gente a la conducción 100% eléctrica».

Su lugar en Leipzig será tomado por el MINI Countryman de la tercera generación, que se producirá a partir del segundo semestre. No tendrá un sustituto como tal porque el BMW i3 de próxima generación no tendrá mucho que ver con él, puesto que será una versión eléctrica de la Serie 3. Este último se fabricará en la factoría de Regensburg a partir de 2024.

El habitáculo, el módulo «Life», es tan ligero que pueden sostenerlo dos hombres de complexión física estándar

Vimos por primera vez al BMW i3 como el prototipo i3 Concept en 2011. Tardó dos años más en llegar al mercado. Su planteamiento no solo era revolucionario a nivel de apariencia exterior -no ha quedado desfasado incluso ahora-, tambien por su plataforma LifeDrive. La fibra de carbono reforzada con plástico y el aluminio hacen de él un coche muy ligero. Lástima que esta obsesión por bajar kilos haya dejado de ser tendencia.

No fue el primer BMW eléctrico a secas. Uno de sus antecesores fue el BMW E1, pero el i3 se produjo en serie

Con el final de la producción del i3 se acaba la vida comercial de esta plataforma, que aunque en términos de peso está muy bien, otra cosa es el coste de producirla. El otro modelo que se basaba en esta plataforma fue el también revolucionario i8, descatalogado en 2020. Ya se había dejado de fabricar la versión de autonomía extendida, i3 REX, tras descatalogarse anticipadamente en el mercado europeo.

A lo largo de su vida comercial afrontó un levísimo restyling en 2017, cuando la gama añadió una versión más deportiva, BMW i3s, y mejoró notablemente la capacidad de sus baterías. Las primeras series salieron de fábrica con 22 kWh de baterías, luego llegaron las de 33,3 kWh, y los últimos modelos con casi el doble que al principio, 42,2 kWh. «A finales de año BMW Group tendrá seis modelos 100% eléctricos, pasando a 13 en 2023», dijo el portavoz. Menos razones para mantener un modelo tan especial con vida, al consumidor le dan más opciones para elegir. O esa es la idea.

Compártelo: