El coche eléctrico supera a los diésel en Europa

Durante el último mes de 2021 la penetración en el mercado del coche eléctrico puro (BEV) en Europa Occidental ha marcado un punto de inflexión que se puede calificar de histórico. Los automóviles cero emisiones carentes del motor de combustión interna ha superado en ventas a los diésel (híbridos incluidos) durante el último mes de 2021.

En los 18 mercados que componen la región estudiada minuciosamente por Schmidt Automotive Research se vendieron 161.000 vehículos diésel. Por su parte el coche eléctrico consiguió matricular un total de 176.000 superando por primera vez a los automóviles alimentados por gasóleo.

Hasta no hace tanto tiempo, los vehículos diésel reinaban en los mercados hasta que el dieselgate protagonizado por Volkswagen y otras marcas, demostró la realidad de este tipo e motorizaciones, junto a la séalas prácticas que la industria automotriz había estado implementando a costa de la salud y el bolsillo del consumidor.

En 2011, como señalan desde Schmidt Automotive Research, el diésel se llevaba el 55.5% del total del mercado. Tras este máximo, desde septiembre de 2015 el coche alimentado con gasóleo dejó de ser el referente.

Con la llegada de la movilidad cero emisiones de la mano del coche eléctrico, la tendencia del mercado ha cambiado. Durante el mes de diciembre de 2021, el nivel de penetración del diesel se mantuvo por debajo del 20% (18,7%).

Por su parte los fabricantes han exprimido la normativa con los MHEV diesel de 48V, que les han servido para continuar un negocio lo máximo que han podido. Ahora el mercado muestra un giro inevitable hacia el coche eléctrico que puede marcar el fin definitivo del diésel.

Según el último análisis de la firma, la penetración del coche eléctrico a baterías en 2021 ha estado muy por encima de las previsiones de los analistas en enero del año pasado.

Los problemas con las cadenas de suministros y la crisis de los semiconductores ha forzadlo a los fabricantes a renunciar a los modelos de alto volumen y menor beneficio, en beneficio de modelos con mayores emisiones pero más rentables para sus cuentas de resultados.

Por este motivo la industria tradicional europea ha aprovechado el tirón del coche eléctrico para compensar las emisiones extras y cumplir con las cuotas de CO2.

El objetivo promedio establecido para toda la flota europea de emisiones de CO2, ha aumentado ligeramente con respecto al año pasado debido a la conocida como «caída gradual«, así como al probable uso limitado del valor de los súper créditos disponibles.

Compártelo: