El trayecto París-Barcelona en un Skoda Enyaq

Con una familia de 2 hijos y un perro, José adquirió el Skoda Enyaq como coche familiar en mayo del año pasado y en este tiempo ya ha completado dos París-Barcelona. Recogemos sus impresiones al volante que comparte con los lectores de la página francesa Automobile Propre.

José vive en los alrededores de París y el año pasado ha dado el salto al coche eléctrico adquiriendo el Skoda Enyaq. «Buscábamos algo grande como vehículo familiar. Yo quería una berlina y mi mujer un SUV. Encontramos el Enyaq iV que está entre los dos y con una buena relación calidad-precio en cuanto tamaño y volumen», nos cuenta José. «Escogí la version 80 con la configuración base (82 kWh y 204 CV) para aprovechar las ayudas del gobierno. Como extras adquirí la carga rápida, el pack familia e invierno y el color. Lo recibí a finales de mayo y ya he recorrido 13.000 km», añade.

La diferencia con el térmico está en la planificación

De origen español, José ya ha estado dos veces en España, una en invierno y otra en verano. Según sus cálculos en verano el consumo rondaba los 20,5 kWh/100 km y en invierno unos 22,5 kWh/100 km. «Me costará volver a coger un térmico», admite José alabando la suavidad y silencio que disfruta al volante de su coche eléctrico.

La principal diferencia que se ha encontrado a la hora de afrontar un trayecto largo es la necesidad de planificar el viaje y las paradas. En el trayecto entre París y Barcelona de 1000 km, José realiza de 4 a 5 paradas. «Los tiempos de carga son de entre 15-20 minutos y hago una pausa más larga de 30-40 minutos. Para un viaje total de 11-12 horas hay que añadirle una hora, hora y media que para un viaje tan largo no es tanta diferencia.«, calcula.

La red de carga es muy justa

Punto de carga de Ioniq usado por el entrevistado

A la hora de cargar utilizó preferentemente los puntos de carga de Ionity, que en España dispone de 18 estaciones de carga. «Recomiendo Ionity, ya que aparte de Tesla es la red mejor equipada en Francia. Además tengo un abono en oferta de Skoda por un año que me ofrece un precio muy competitivo para las recargas. París-Barcelona me cuesta 45 euros. Antes yo tenía un Ford Kuga y me costaba 12 €/100 km. Con el Skoda Enyaq pago 3,5 €/100 km, es decir, 3 veces menos», dice en el artículo.

Preguntado por la concurrencia en los puntos de carga durante la semana entre nochebuena y año nuevo, José dijo que él no tuvo problemas para recargar pero vió gente haciendo cola en algún momento. Añadió que en el eje de la autopista A6 formado por Dijon, Lyon y Marsella se encontró las estaciones siempre llenas, y que consideraba que cuatro puntos de carga en cada estación eran muy escasos para el volumen de coches eléctricos a cada vez mayor. Pronosticó problemas de congestión en las vacaciones estivales y espera como agua de mayo que se abran a todos, los puntos de carga de Tesla.

Skoda tiene un problema con sus pantallas

José critica el sistema de infotainment de skoda. «No es muy bueno, hay fallos en las pantallas. A veces el sistema se congela y hay que reiniciarlo. La app no funciona siempre y el sistema de navegación tiene problemas para calcular. Al final he utilizado aplicaciones como Better Route Planner o Google Maps para la navegación junto con Android Auto o Apple CarPlay», señalando la dificultad para resolver este tipo de problemas en los concesionarios. También criticó los extras en los que cada mínima mejora tenía un precio, «la llave manos libres era una opción bastante cara y la carga rápida estaba restringida por software, si quería cargar a 125 kW tenía que pagar».

A pesar de estos incovenientes, José está convencido con su electrificación. «Estoy encantado de que mi mujer también haya dado el paso adquiriendo un BMW i3», concluye.

Fuente automobile-propre.com

Compártelo: