En Alemania las empresas eléctricas frenan la expansión de la red de recarga para coches eléctricos

La nueva coalición «semáforo» en el gobierno alemán quiere crear una red de un millón de estaciones de carga para coches eléctricos para 2030. Pero ahora, el lobby energético se opone, considera que muchas estaciones ni siquiera son necesarias.

La Asociación Federal de Gestión de la Energía y el Agua (BDEW) se opone a un objetivo fijo de expandir la red de estaciones de carga para coches eléctricos. «Existe el riesgo de que generemos un exceso de oferta y que muchas estaciones de carga simplemente no se utilicen», dijo la directora de BDEW, Kerstin Andreae a los medios alemanes. La consecuencia sería una falta de competencia entre los proveedores. Esto a su vez es necesario para obtener los mejores precios y el mejor servicio.

El objetivo de la coalición gubernamental del SPD, los Verdes y el FDP es de 15 millones de automóviles 100% eléctricos en las carreteras alemanas para 2030. Para facilitar este cambio también debería haber un millón de puntos de carga accesibles al público, principalmente estaciones de carga rápida.

El nuevo gobierno alemán quiere expandir la red de estaciones de carga con fondos del gobierno sin esperar a que exista la demanda para que estos sistemas sean económicos. El ministro federal de transporte, Volker Wissing (FDP) habló de un problema «como el de la gallina y el huevo»: o suficientes coches eléctricos para que las inversiones privadas en la infraestructura valgan la pena, o suficiente infraestructura de carga que fomente la compra de dichos vehículos. Antes de Navidad, hizo que Autobahn GmbH (empresa responsabilidad del Ministerio Federal de Transportes Alemán) presentara un importante pedido de estaciones de carga para estacionamientos no administrados como parkings de autopistas.

La crítica del lobby energético alemán

Andreae criticó este objetivo fijo. «Nadie sabe hoy exactamente cómo será la movilidad en 2030, pero depende de la infraestructura de carga que se necesite». Por ejemplo, un peaje para la entrada en las ciudades o la prohibición de circular por el centro de las ciudades a los motores de combustión podría tener un impacto importante en el desarrollo. «Es por eso que el objetivo de expansión para la infraestructura de carga sólo puede ser un objetivo dinámico«, añadió.

Kerstin Andreae fue parlamentaria de los Verdes en el Bundestag (parlamento alemán) de 2002 a 2019 y luego fue nombrada directora del lobby energético alemán BDEW donde figuran más de 1800 empresas relacionadas con la energía y el agua como Innogy, Eon o EnBW que se encuentran entre los mayores operadores de estaciones de carga y están invirtiendo fuertemente en la expansión, con la esperanza de un negocio rentable.

En el lado opuesto, la Asociación de la Industria Automotriz (VDA) había pedido anteriormente más velocidad para establecer nuevas estaciones de carga. «Para poder alcanzar la cantidad de coches eléctricos que el gobierno federal está planeando, tendrían que instalarse alrededor de 2000 nuevos puntos de recarga públicos cada semana y actualmente sólo hay 300», dijo la presidenta de VDA, Hildegard Müller.

Relacionado Los coches eléctricos e híbridos enchufables ya son mayoría de ventas en Alemania

Compártelo: