¿Es posible cargar los coches eléctricos de forma inalámbrica?

Los cables suelen ser una molestia, ya sea porque se enredan, se deshilachan y se niegan a funcionar correctamente, o porque son una oportunidad para tropezar con algo. La invención del cargador  inalámbrico de teléfonos ha sido un regalo del cielo para los que odian los cables, y ahora los coches eléctricos están a punto de beneficiarse de una tecnología similar a la que permite cargar los teléfonos sin cables.

La carga inalámbrica para vehículos eléctricos, también conocida como “carga inductiva”, es un sistema que utiliza la inducción electromagnética para transferir energía de forma inalámbrica, y el coche tiene que estar cerca de una estación de carga o una almohadilla inductiva para recibir la carga eléctrica.

La carga de los coches eléctricos se realiza normalmente mediante un cable que puede recibir electricidad de corriente alterna (CA) o de corriente continua (CC).

La carga de nivel 2 se realiza normalmente a través de una toma de corriente doméstica que ofrece entre 2,4 y 3,7 kW de potencia, lo que equivale a tardar entre cinco y 16 horas en cargar completamente una batería (por cada hora de carga, obtendrás entre 10 y 20 km de autonomía).

La carga de nivel 3 se realiza a través de un cargador de pared de CA doméstico o público que ofrece 7kW de potencia, lo que equivale a tardar entre 2 y 5 horas en cargar completamente una batería (por hora de carga, obtendrás entre 30 y 45 km de autonomía).

La carga de nivel 4 se realiza mediante un cargador rápido de CC en una estación pública de carga de baterías para vehículos eléctricos. Ofrece una potencia de entre 11 y 22 kW, lo que equivale a tardar entre 20 y 60 minutos en cargar completamente una batería (por hora de carga, se obtienen entre 250 y 300 km de autonomía).

La carga superrápida que se realiza en una estación pública de carga de corriente continua para coches eléctricos. Ofrece una potencia de unos 120 kW, lo que equivale a tardar entre 20 y 40 minutos en cargar completamente una batería (por hora de carga, obtendrás entre 400 y 500 km de autonomía).

Todos los métodos anteriores requieren que se conecte un cable de carga razonablemente incómodo, lo que no es ideal para las personas mayores o con capacidades limitadas, pero la principal ventaja de la tecnología de carga inalámbrica es que ni siquiera hay que bajarse del vehículo.

Historia de la carga inalámbrica

Los experimentos relacionados con la transferencia de energía por inducción se remontan a 1894, pero los avances modernos no empezaron realmente hasta la formación del Wireless Power Consortium (WPC) en 2008, y desde entonces se han formado otras organizaciones centradas en la carga inalámbrica.

La carga inductiva de alta potencia, que consiste en cargar las baterías de forma inalámbrica a un nivel de potencia superior a 1kW, se utiliza para los vehículos eléctricos, aunque los niveles de potencia pueden llegar a ser de 300kW o más.

Aunque los fabricantes de automóviles y otras empresas han estado desarrollando tecnología de carga inalámbrica para vehículos durante las últimas dos décadas, el primer despliegue notable de la misma fue cuando BMW comenzó un programa piloto de carga inductiva en Alemania en 2018 (que se expandió a los EE.UU. en 2019) para su vehículo eléctrico híbrido enchufable 530e (PHEV), con esta tecnología el gigante de la automoción gano un premio “Tecnología de coche verde del año” en 2020.

La empresa británica Char.gy -que ha creado una red de puntos de recarga en farolas que utilizan cables convencionales por toda Gran Bretaña- está probando actualmente 10 almohadillas de carga inalámbrica instaladas en plazas de aparcamiento por todo el condado de Buckinghamshire, en las que la carga inalámbrica del VE se consigue aparcando el coche sobre una almohadilla de carga inductiva.

El único problema es que ningún vehículo eléctrico actual cuenta con las almohadillas de carga inductiva necesarias para la recarga inalámbrica, lo que significa que es necesario realizar un reequipamiento para aprovechar la tecnología.

Por supuesto, esto cambiará con el tiempo, ya que el Genesis GV60, que llegará en 2022, dispondrá de hardware de carga inalámbrica. Genesis afirma que la batería de 77,4 kWh del SUV puede cargarse por completo en seis horas, frente a las 10 horas de un cargador de pared convencional.

La empresa estadounidense de recarga WiTricity está detrás del hardware, y los conductores del Genesis GV60 tendrán que comprar una almohadilla de recarga que se instalará en el suelo del garaje de su casa.
La empresa estadounidense Plugless Power también presentará en 2022 un cargador inductivo para vehículos eléctricos que puede transferir energía a una distancia de 30 cm, una característica muy útil para los vehículos más altos, como los SUV.

La instalación del cargador en un vehículo eléctrico y la instalación en casa del equipo de carga tendrán un coste de 3.500 dólares.

Sin embargo, la tecnología más interesante que se está desarrollando es la carga inalámbrica segura durante la conducción, lo que significa que no hay que parar el vehículo para cargarlo, y mucho menos salir de él.

Esto se consigue incrustando cargadores inductivos en el interior de la carretera por la que circula el vehículo, una tecnología extremadamente futurista que se está probando actualmente en lugares como EE.UU., Israel y Noruega, y que sin duda será una gran ayuda cuando se inicie la era de la conducción autónoma.

Un artículo de Smartwallboxes

Compártelo: