Este Tesla Model S tiene una batería de 207 kWh y una autonomía de 1.200 km reales

A finales del pasado año os hablábamos de una prometedora startup que trabajaba en una nueva batería milagro que prometía revolucionar el sector. Se trata de Our Next Energy, que ahora ha sorprendido a todos con una prueba en carretera de su batería con la que ha logrado una autonomía totalmente demencial.

Como recordamos, la compañía está desarrollando dos tipos de baterías diferentes que podrán ser unidos para un pack híbrido.

Una de las químicas, Aries, serán celdas de litio-ferrofosfato que compensarán su menor densidad energética con un sistema estructural que permite aprovechar al máximo el espacio disponible, y cuyo desarrollo ya está terminado y que deberían llegar este mismo año al mercado.

Por el otro lado está Gemini, todavía en fase de desarrollo. Esta contará con un cátodo rico en manganeso que tendrá la función de ocuparse de los trabajos más exigentes y de mayor demanda de energía. Por ejemplo, las aceleraciones.

Esta usará un ánodo modificado para eliminar el grafito, que según la compañía «permite contar con un mayor volumen para el cátodo» lo que en la práctica supone aumentar la densidad energética de las celdas.

El resultado una vez terminado todo el trabajo de desarrollo,que se espera para 2023, será un innovador pack de baterías que combinará LFP y manganeso, donde las celdas LFP cubrirán el 99% del trabajo, mientras que las de manganeso ocuparán apenas el 1%, con el resultado de coches capaz de ofrecer buenas cifras de aceleración, al mismo tiempo de contar con amplia autonomía y unas baterías con una vida útil extremadamente largas.

Pero como decimos, esta tecnología todavía está en fase de desarrollo en un proyecto apoyado por importantes nombres, como Breakthrough Energy Ventures, fundado por Bill Gates y participado por Jeff Bezos -fundador de Amazon-, Richard Branson, Virgin, Jack Ma, cofundador de Alibaba, George Soros o Mark Zuckerberg de Facebook entre otros muchos donde también hay empresas automovilísticas como BMW.

Las primeras pruebas se han realizado con una batería con química níquel-cobalto, que ha llegado a los 207.3 kWh. Un pack que ha sido instalado en un Tesla Model S, ocupando el mismo espacio que la batería original, con la que se han lanzado a las carreteras de Michigan en pleno mes de diciembre para una prueba de autonomía real.

El resultado ha sido un recorrido de 1.214 kilómetros a una velocidad constante de 88 km/h, pero con las bajas temperaturas habituales en el invierno de la zona. Posteriormente han realizado una prueba en dinamómetro a la misma velocidad, para simular un test de homologación, y el resultado ha sido un total de 1.424 kilómetros con una carga.

El objetivo ha sido poner de relieve los trabajos que están realizado con su novedosa batería, y demostrar también que es posible añadir más autonomía a los actuales vehículos, simplemente apilando dos packs tal como están haciendo marcas como General Motors con su Hummer.

Y si con la tecnología actual podemos llegar a estas cifras, esto quiere decir que con las baterías híbridas de ONE, la cosa solo puede ir a mejor no solo en aceleración, autonomía y vida útil, sino que además sobre el papel la tolerancia de las baterías LFP a las recargas rápidas les permitirá acceder a potencias muy elevadas.

Compártelo: